... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos, y cada persona, el puto mundo.



Huesca Y Alto Aragón, Junio 2012


Parafraseando a mis eternos Asia, I believe. Sí, creo. Creyente en rodar por terrenos áridos y semidesérticos o frondosos y de montaña. De terrenos traídos atravesando innumerables y dispares carreteras y caminos que tan solo desean unir y ser unidas. De unir a personas que en tan noble comarca habitan, cohabitan, viven y perduran con los espacios más duros e impactantes de su vasta orografía. Creo, sobre todo, en esas personas con las que compartes y solo obtienes de ellas confortable hospitalidad y el más profundo y sincero de los agradecimientos. También en esos enclaves y rincones de su geografía que te devuelven una sonrisa cada vez que los inmortalizas sin aguardar prebenda alguna. Creo en todo lo que implica y conlleva la idea de Aragón por muchas razones, no es la primera vez que he de confesarlo, ni por supuesto será la última... Y mientras tanto, con prosa y color lo he así de plasmar. Porque de nobles es siempre ser agradecidos y de casta, dicen, le viene al galgo... A CASCARLA PUES!.

Muy cerquita de Huesca, en Quicena, aún puede adivinarse la silueta del Castillo de Montearagón.

Se trata de una Fortaleza-Monasterio de origen románico que data del siglo XI...

... y desde ella puede contemplarse la Hoya de Huesca en su incipiente grandeza.

Mandada construir por el Rey Sancho Ramírez fue, paradojicamente, el mortal enclave que le viera morir como consecuencia de una flecha perdida cuando reconocía el perímetro de la fortificación.

Inmerso en tan nobles tierras no es extraño que el ansia por conocer se apodere de uno y se convierta en toda una seña de identidad para el inquieto viajero.

Esta vez, y a la vera del perímetro del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, el calor resulta más que infernal...

... y solo localidades como Abiego, Adahuesca...

... o algún intrépido "biciclista"...

... tienen claro que el destino final ha de ser la villa medieval de Alquézar. A su entrada y a modo de fugaz bendición, parada obligada para admirar la pequeña Ermita del siglo XVII, bautizada como de San Antón.

Alquézar debe su nombre al Castillo, principal punto de defensa de la próxima ciudad de Barbastro.

Ciudad de rica Historia, su andadura siempre ha caminado de la mano del Reino de Aragón. De carácter popular, consecuencia de su sobriedad y alto porte a la par que sencillez y armonía, destaca la Iglesia de San Miguel de estilo barroco.

Frente a mi terraza de birras preferida, esta bonita cruz en piedra capta mi atención en detrimento de mi casual infante acompañante que sorprendido me pregunta todo lo habido y por haber, bendita niñez...

Puertas cerradas al conocimiento el peor enemigo del curioso ja, ja.

No es el caso del Castillo-Colegiata del siglo XI que irrumpe tocando el cielo en busca del Altísimo. Por supuesto con estas temperaturas me abstengo de cualquier tipo de incursión divina a modo "a pie".

A estas horas adaremos ya a 35ºC mínimo, el color de mis brazos y jeta así lo denotan... aunque no hay foto ja, ja...

En Monzón había curiosidad por su Castillo Templario originario del siglo X...

De origen musulmán fue arrebatado a los moros en el siglo XI durante la Reconquista y tomada por el mismísimo Cid Campeador.

Como champiñones en el campo la torretas-vigía salpican el perímetro de los muros exteriores...

... y atravesando la entrada y a la derecha las antiguas caballerizas.

En sus interior uno deja volar a la imaginación...

... Ya en el siglo XII la fortaleza sería entregada a la Orden del Temple.

En el grueso de los muros de la Sala Capitular-Refectorio se encuentra la boca del pozo que da al aljíbe. Dos canales a traves del muro bajan desde el techo recogiendo así el agua de la lluvia. La aspiradora es cortesía del equipo de limpieza.

La Torre del Homenaje es la construcción más antigua y se encuentra ligada a la Sala Capitular mediante un pequeño arco transitable.

El Templo es de construcción Templaria...

... y el resto, mejor venir a conocerlo, no defraudará.

De nuevo arropado por la fresca y en solitaria compañía...

... pero antes Azanuy, Peralta de la Sal o Calasanz...

... siembran la carretera de referencias sobre el mapa...

... antes de Benabarre. Su conjunto monumental más destacado lo conforman su Castillo, heredado de la época musulmana y su posterior Templo románico construido tras la Reconquista. Después de numerosas reconstrucciones sus piedras conforman un auténtico archivo de los acontecimientos históricos aquí acaecidos.

Dejamos Benabarre...

...y su excelente carretera no sin antes un pequeño percance con una avispa un tanto cojonera que me hará acordarme de sus muertos durante toda la noche.

Al sur de la comarca de Ribagorza se encuentra la localidad de Graus. A partir de aquí el paisaje torna más agreste si cabe, y este habrá de acompañarme durante el resto de la ruta. Bajo la Peña y al abrigo se encuentra la Basílica de la Virgen de la Peña, siglo XVI.

El Embalse de Barasona me avisa del cambio de dirección...

... y La Puebla de Castro y la Presa del Embalse de El Grado la confirmación de mi siguiente destino...

... la localidad de Abizanda. Visible desde la C-138 su Torre de origen lombardo domina el cerro sobre el que se asienta el pueblo.

Y de esta guisa la tarde se echa encima y es hora de pedir refugio. Mi hotel favorito próximo a la localidad de Aínsa me aguarda...

La noche da paso a la mañana tardía y muy calurosa...

... el cauce en la confluencia del los ríos Cinca y Ara impresiona por su embergadura y poco tránsito...

... y Aínsa vigilante y espectante aporta el toque de glamour. Además de sus tesoros monumentales y la rica actividad turística que se respira en la ciudad me quedo con esta leyenda sobre sus orígenes, interesante... 

Mi fiel acompañante me aguarda...

... y la carretera también.

Se suceden San Ciprian, Arro y Tierrantona. En esta última he de abortar la subida a su Castillo, demasiada grava para tanto peso.

Boltaña, Fiscal...

... y el paisaje que deja entrever el nuevo semblante.

A estas alturas nos encontramos a las puertas del Parque Nacional de Ordesa.

Buena muestra de ello es la localidad de Broto. Allí, el turismo de montaña se apodera de cada rincón...

... hoteles, restaurantes, tiendas y guías profesionales, todos tiene un hueco en su concurrida travesía.

Desde otra perspectiva  y en medio de un valle se aposenta este atractivo núcleo de ocio y naturaleza. Si lo que deseas es desconectar, este es el lugar...

... y para todo lo demás...

... lo tienes más que a huevo, El Parque de Ordesa o un fantástico enclave limítrofe con nuestros vecinos franceses, Torla (misión cumplida petardita ja, ja).

No existe carretera alguna que comunique con Francia debido en parte a lo escarpado del relieve, pero sobre todo, por la herencia recibida del medievo que nos mostraba como los galos campaban a sus anchas por la comarca saqueando todo lo que encontraban a su paso, vamos, que salían a dar un garbeo y dejaban temblando a la pobre población. 

De esa misma época es la Iglesia románica dedicada a San Salvador que comparte silla con la Abadía y con los restos del Castillo.

En el recuerdo queda ya el Parque de Ordesa...

... y Linas de Broto se forja como el estandarte del inmediato presente.  

Pequeña localidad rodeada de verdes prados y árboles que se une al nutrido grupo de pueblos de montaña con encanto.

Yésero, Gavín...

... ciclistas, Biescas...

... más ciclistas, picoletos, Sabiñánigo...

... y más ciclistas!.

Pasado Jaca se enfila la N-240 para luego desviarse por la A-132...

La primera localidad que sale al encuentro es Bailo y su rotonda con olivo incluído.

Después carretera de la buena para no abrir boca...

... algúna estructura metálica en celosía para salvar el embalse...

... el paso de Carcavilla...

... y los Mallos de Riglos (con carretera).

Se trata de impresionantes formaciones geológicas que imprimen carácter a toda esta zona de la Hoya de Huesca (con río). 

Joan Baez hizo una versión magnífica del maestro Dylan, Love is just a four letter word, la misma que suena mientras escribo...

... y la que sonaba mientras contemplaba Ayerbe, casualidades de la vida.

A lo lejos y protegida por la montaña asoma la última designación de tan ilustre jornada...

... la villa y municipio de Loarre.

Emplazada en plena Hoya...

... la villa se encuentra bajo el influjo de la inagotable protección que le brinda su fortaleza medieval.

El Castillo de Loarre es una construcción románica del siglo XI y que suponía el principal baluarte de toda la comarca.
      
Esto significaba tener controlada la casi totalidad de la llanura de la Hoya y en especial la localidad de Bolea, principal núcleo musulmán de la zona en tiempos de la Reconquista.

Construido sobre un promontorio de roca, resultaba inexpugnable si el enemigo intentaba descalzar los muros para así abatirlos, ya que para ello habría de picar la roca de los cimientos, ardua tarea para aquellos años.

Nos despedimos de Huesca hasta la próxima...

... siguiente parada y fonda en Ejea de los Caballeros, y además, en inmejorable compañía.

Las vueltas siempre resultan extrañas. Resultan una rara sensación mezcla de una prisa exacerbada por llegar a casa y por otra parte una negación de esa prisa conforme vas disfrutando del paisaje y de lo que el entorno te ofrece.
El caso es que la decisión está echada, y la vuelta bordeando el Parque Natural de las Bardenas Reales, lo más acertado.

Se trata de una sucesión de parajes semidesérticos muy aptos para una rodada tranquila y sin prisas.

El poco tráfico que soporta la NA-125... 

... te hace sentir despreocupado...

... pero seguro.

Alguna que otra moto y ya estamos a las puertas de la ciudad de Tudela, mundialmente conocida, entre otros, por sus productos agrícolas de primerísima calidad.

Reconquistada definitivamente  por el Rey Alfonso I El Batallador en el siglo XII, la urbe cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico legado de aquellos gloriosos años, y de los que vinieron después.

Inmenso es el Ebro a su paso por Tudela...

... al igual que imponente es el Moncayo perfilando el horizonte de ya tierras mañas.

Último asalto a título personal, Tarazona de Aragón. Andaba con suma curiosidad por saber como había quedado la Seo turiasonense después de 30 años de restauración meticulosa. Cuando la conocí, hará más de 15 años, durante mis primeras andanzas profesionales en la zona, tenía un aspecto más sombrío, cansado, agotado, más auténtico, creo.

Elementos mudéjares añadidos en el siglo XV como la Torre, le imprimen esa personalidad típica de grandes obras religiosas que solo se pueden encontrar en Aragón. Así que, no seas pendejo y déjate caer por estas tierras, aunque solo sea una vez en la vida... ARRIONDAS!.

10 comentarios:

Manuel1200 dijo...

Hola
Gracias por la crónica. Sigo tu blog desde hace mucho pero hasta ahora no me he animado a darte las gracias. Muchas de tus rutas las tengo apuntadas...ésta también

Gracias

yulius dijo...

Muy bonito,peeeeero me has arruinado el viaje que tenia previsto.Salgo el martes casi seguro para Aragon y has visitado siete de los lugares que tenia previsto entre otros.De todas formas me has abierto el camino.
Por que poquito no coincidimos para una cervecita.
Un buen paseo por el medievo,cosa que me encanta.
Un abrazo amigo.

Mara Bunta dijo...

Vaya paisajazos...

maes dijo...

Ya se te echaba de menos!!! Gran viaje por una gran tierra.

Saludos

Freebird dijo...

Manuel, gracias a tí, y ya sabes, ponte cómodo y si puedes te traes unas birras bien fresquitas ;-). Un saludo.

Yulius, nada de arruinarte, aquello es enorme y esto es solo el principio, el resto corre de tu cuenta y ya le tengo ganas ;-).. Un saludo.

Mar, esa es la actitud! ;-). Un abrazo.

Maes, gracias tron!. Una gran tierra, sin duda... Un saludo.

Slow Rider dijo...

Maes lo ha dicho... Se te echaba de menos ;)
ARRIONDAS¡¡¡

ROCKLAND dijo...

Buf, ruta completísima.
Me ha gustado lo del Castillo de Montearagó, pero el resto no se queda atrás.
Por cierto, ¿Dickey Betts?

Saludos.

Freebird dijo...

Slow, gracias tron!, he andado lejos, muy lejos ;-)... Un saludo.

Gracias master!, ha sido el previo... ya te contaré por donde andaba el día de Dickey ;-)... Un saludo.

Paco dijo...

Sin duda, un gran viaje con una crónica a su altura.

Gracias por compartir V´´ss...

Freebird dijo...

Muchas gracias Paco!, espero que disfrutes de la actual, ya me contarás ;-)...

Un saludo.