... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Cañón Del Río Dulce, Noviembre 2011


Guadalajara "la dulce", antigua provincia del reino moro que riega el río Henares, siempre ha sabido conjugar el ser una tierra repleta de ricos y sorprendentes contrastes a la par que merecedora del mejor y más curioso de los marchantes. Perderse por sus carreteras en innumerables posibles rutas la hacen objetivo de las miras más curiosas e inquietas. Sus numerosas poblaciones rebosantes de gran Historia y mejor herencia, resultan un agradable reclamo para un interesante garbeo en tiempos de climatología variable propios de la estación en que nos encontramos. Es por tanto, una tierra que encierra y enseña rincones y paisajes donde perderse puede resultar no recomendado, si de almas conformistas e insulsas se trata, para los demás, toda una aventura solo o en compañía... y hasta mal acompañado! ja, ja. 

En Saúca destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XII. Construida bajo el mecenazgo del Obispo de Sigüenza, Don Rodrigo, constituye un armonioso conjunto representativo del románico castellano de la provincia y alrededores.

Adentrarse en su fantástico Pórtico...

... se convierte en un viaje al centro del ingenio humano, ingenio que permanece inalterable al paso del tiempo.

Kilómetros y más kilómetros de marcado paisaje otoñal quedan rotos, únicamente, por pequeños promontorios...

... señal inequívoca de que nos adentramos en el Barranco del Río Dulce, protagonista de toda esta tosca a la par que bella ruta por tierras de la provincia de Guadalajara...

... pero antes, la localidad de Jodra del Pinar donde hallamos esta completa Iglesia de San Juan Bautista, que todo hay que decirlo, magnificamente recuperada para disfrute del viandante a pata o a cuatro tiempos.

Como si de un laberinto de curvas y pendientes se tratara, la GU-118 atraviesa justo en perpendicular el Parque Natural...

... para poco a poco ir descubriendo sus recovecos un tanto agrestes aunque no faltos de encanto.

La frondosidad va ganando la campaña...

... y de repente, Pelegrina. Localidad perteneciente al antiguo Arzobispado de Sigüenza, es hoy en día un pueblo que a su paso por la Hoz del río Dulce te hará rememorar pasajes de la Historia mientras contemplas su noble aunque ruinoso Castillo del siglo XII.

La mañana fría en progresiva apertura...

... y guiños de lo que resta por venir...

Sigüenza. Una vieja conocida que siempre me descubre algo nuevo de su gran legado...

... incluída su inolvidable y colosal Fortaleza.

El otoño se encuentra en pleno apogeo y por la CM-1101...

... el paso resulta un tanto irregular al adentrarnos en los dominios de La Cabrera.

Pequeña localidad apartada del tráfico y el bullicio, se encuentra en un paraje privilegiado...

... donde la quietud y la tranquilidad son su gran reclamo, no en vano no se permite el paso de vehículos, en mi caso, una osada excepción ja, ja.

Paisajes que recuerdan experiencias ya vividas serán la tónica...

... hasta Villaseca de Henares. Solitaria y sencilla se alza sobre el extramuro de la localidad este templo románico del siglo XII, y justo en frente...

... el río Henares.

Hojarasca adormecida la que inunda la senda que me devuelve a la general...

... y a Villaseca.

Y de vuelta de Matillas, de vuelta a casa...

... y por Castejón de Henares... SIEMPRE!.

Otro Día Más, Noviembre 2011


Conocí a esta gran banda canadiense hace relativamente pocos años gracias a mi hermano menor, que en esto de sonidos alternativos siempre ha sido mi referente. Del Canadá de los Blue Rodeo, Cowboy Junkies o el maestro Neil Young estos cuatro tipos saben lo que es tocar y de que manera. Ecos de los Flyin' Burrito, Gram Parsons o los mismísimos Byrds flotan en cada acorde  de sus elaboradas guitarras, de sus grandes melodías llenas de amabilidad y de fuerza, en su actitud y puesta de largo, en su perseverancia, en su música. Una banda que suele pasar desapercibida hasta que se cruza en tu camino y se queda para siempre.

A la antigua usanza y rezumando buen gusto y un sonido exquisito, resultado de mezclar unas cuantas partes de surf, garaje, country, western y una gran dosis de rock & roll del bueno, los de Toronto, han forjado temas que te transportan en el tiempo desde los desiertos más polvorientos y calurosos de la costa oeste americana hasta carreras de dragster a ritmo de cowboys, queroseno y alguna que otra Betty Boop en carne y hueso. Sus temas, interpretados con suma maestría, consiguen en tu cabeza y durante poco más de dos minutos, una extraña sensación de paz y frenetismo que hacen del momento, una sorprendente panacea para el buen criterio personal y parietal.

Ladys and gentlemen, con todos ustedes, The Sadies…

                    


                    

Desierto Y Hoces En Calatayud, Noviembre 2011


Lista interminable la de localidades y municipios que conforman la noble Comunidad de Calatayud. Tierra de numerosos y sangrientos enfrentamientos pasados entre castellanos y aragoneses es hoy en día el lugar perfecto para acercarnos, un poquito más, a esos parajes desérticos más propios de otras latitudes que de esta buena tierra zaragozana. Tierra donde los rincones de sus llanos y desfiladeros siempre rezuman del mejor de los antídotos contra el tedio y el sedentarismo: carretera y octanos. Y es que por sus caminos y calzadas cabalgan los fantasmas de aquellos nobles caballeros que supieron conservar para si una de las mejores tierras de toda la península, Aragón, para si por todo lo narrado, pero sobre todo por mucho más.

Haciendo de frontera entre los antiguos reinos de Castilla y Aragón se encuentra la localidad de Santa María de Huerta. A la orilla del río Jalón la ciudad guarda para si...

... restos ruinosos de un antiguo murete de circunvalación...

... y el esplendoroso Monasterio Cisterciense que data del siglo XII.

Ampliado en el siglo XVI fue clausurado en el XIX y expulsados sus monjes durante la Desamortización de Mendizábal.

Paisajes desérticos de lo más marciano son el escenario de pueblos como Torrehermosa y su apartada Ermita gótica,...

... Alconchel de Ariza...

... serpenteantes y áridas carreteras que evocan los recuerdos más recientes...

... o Monreal de Ariza, donde su Castillo e Iglesia se mimetizan a la perfección con el entorno rojo engendrado por sus arcillas. Es ciudad fundada en 1228 por el rey de Aragón Alfonso I El Batallador y a una legua de la raya castellana para defensa del mismo ante el reino de Castilla.

Tímida es la escasa vegetación a su paso por Ariza...

... y Cabolafuente, sin embargo, osado es el templo del siglo XVI que de esta última emerge de lo más alto.

Como si de Arizona se tratara...

... desde Kingman pasando por Flagstaff hasta Winslow y Sisamón. Pequeño municipio del que se puede leer lo siguiente: Un destacamento romano se desplazó desde Jaraba a Calmarza y Sisamón por el siglo I a.C..., lo cual nos lleva a pensar que ya existía hace más de dos mil años, mítico!.

Carreteras sin rayas (gracias Mar ja, ja)...

... y Cabolafuente de nuevo en el horizonte.

No existe el momento para las prisas, la ausencia de estas la mejor de las actitudes (Slow ride)...

Los Pajares de Calmarza en el alto del Villar son un conjunto de antiguos pajares donde los ancestros acopiaban...

... y servidor alucinaba.

En la entrada a los cañones del río Mesa y a orillas de éste se encuentra la apartada localidad de Calmarza. Situada en un enclave estratégico su torre defensiva nos habla de antiguos ataques...

... y defensas entre macizos y alguna "maciza" ja, ja.

Hasta donde la vista alcance...

... cualquier alto en el recorrido resulta siempre provechoso.

Angostos pasos...

... y vistas espectaculares...

... que forman parte de inmensas formaciones calizas en las que pueden apreciarse sus numerosos cortados y nidos de buitre leonado.

Y en las formaciones boscosas a los pies de los muros, una sucesión de geometría armónica...

... y de mucho colorido.

Porque en el contraste y la perfecta verticalidad...

... es donde se encuentra la grandeza...

... y el verdadero aplomo.

La ruta ha de continuar...

... y el Santuario de la Virgen de Jaraba es el premio. Escondido en la garganta del paso ya era en tiempos de Reconquista destino habitual de los soldados heridos en combate, que acudían a este lugar a recuperarse debido a las especiales cualidades de sus fuentes termales.

Atrás dejamos las hoces y su historia...

... y entre mosquitos y templado clima, un paso fugaz por Ibdes. Allí destaca por varias razones su imponente Iglesia Parroquial.

Y de camino a Carenas...


Magnífico espacio natural donde recrearse con sus azules aguas y su entorno, y hasta con algún osado pescador de tiempo libre que disfruta de tan propicia jornada.

Entre pinares...

... Carenas. Localidad maña donde su actividad medieval siempre estuvo muy vinculada a la de los monjes del Monasterio de Piedra en la cercana Nuévalos.

Y una curiosidad altamente singular, la de la Ermita del siglo XVI y su puerta vendida al actor de cine Burt Reynolds para su mansión en Hollywood, toma castaña!.

De vuelta por Castejón de las Armas...

... Y HASTA LA VISTA COMADREJAS JA, JA!.