... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Monterey, California

Creo recordar que corría el año 1970 cuando mi padre fue destinado para tres años a este bello enclave de la costa oeste de los Estados Unidos. Y os preguntaréis a que coño viene este recordatorio, pues bien, servidor con el paso de los años gana en nostálgico y gusta de recrear en su mente vivencias de aquellos inocentes y felices años, porque fueron felices, sin duda alguna. La ausencia de preocupaciones es motivo más que suficiente para que un niño de apenas tres añitos se dedique en cuerpo y alma a disfrutar del tiempo libre, que para eso es infante.

Pues bien, el otro día rebuscando en los álbumes de fotos familiares, que mi padre tiene a bien guardar perfectamente apilados y ordenados en su alcoba, uno va y se encuentra con esta pequeña perla del pasado ja, ja, (ahora entiendo muchas cosas!) por ejemplo, el motivo de esa mi pasión por viajar siempre a lomos de mi nena de una forma diferente y sin ataduras, pero sobre todo, el haber podido descubrir todo un mundo dentro de la música, y de manera especial, la música norteamericana de raíces. Desde el country y el western pasando por el bluegrass y el folk hasta sonidos más rockeros como mi bendito southern rock, todo ello queda perfectamente ilustrado en esta foto que premoniza lo que aun faltaría por llegar... Y todo ello por cortesía de mis padres, benditos sean…



Take the highway
Lord knows I've been gone too long
Lot of sad days, yeah
One day you'll turn around
and I'll be gone


And the time has finally come
for me to pack my bags and walk away
Hear me say...

I'll be back someday
But darlin' please don't
wait for me too long
There's just one place I can't stay
Memories of your love still linger on
And the time has finally come
for me to pack my bags and walk away
Here me say....

Take the highway
Take the highway
Take the highway

And the time has finally come
for me to pack my bags and walk away
Here me say...

La Alcazaba Bicéfala, Octubre 2010


Cuatro días aprovechados al máximo para que mi nena pudiera descansar y desconectar después de unos días bastante moviditos en la capital, así que carretera y hacia el sur de la Península a devorar kms y satisfacer mentes ansiosas de conocimiento. La ansiada y siempre fiel improvisación se ha hecho dueño de nuestros actos en todo momento, comenzando por la apuesta segura pero siempre innovadora Toledo, pasando por la sorprendente Bailén, amerizando en la tierra de mar Almería donde sus tesoros escondidos en forma de Alcazaba adquieren una grandeza sin igual y terminando con uno de los pueblos de la tierra del olivo más bonitos que he visto hasta la fecha, Baeza, os puedo asegurar que la ruta seguida ha afilado un poco más el lápiz de la sapiencia de este humilde contador de experiencias, es por esto y por mucho más por lo que me encanta seguir viajando de esta manera... KEEP ON RIDING!.

La ciudad de Toledo, Patrimonio de la Humanidad, es conocida como la ciudad de las tres culturas por haber sido poblada durante siglos por cristianos, judíos y árabes. Majestuosa sobre lo alto de una colina, esta ciudad imperial se deja acariciar por las castellanas aguas del río Tajo.

El torreón occidental del Puente romano de Alcántara es de origen árabe aunque fue reconstruido durante el reinado de Alfonso X.

Toledo se encuentra rodeada por una impresionante muralla, herencia de tiempos en que las ciudades se fortificaban para asegurar la protección a sus habitantes y mandatarios. A nosotros nos ha costado un poco recorrerla hasta su punto más álgido, eso sí, los ademanes de un intrépido conductor que se lleva las manos a la cabeza, hacen la subida más amena ja, ja.

El cuerpo exterior de la Puerta de Bisagra se encuentra coronado por el águila bicéfala, escudo inconfundible de la ciudad de Toledo durante siglos.
El cuerpo interior conserva restos de su origen musulmán.

Entre ambos cuerpos se intercala una plaza de armas presidida por el Emperador Carlos I de España y V de Alemania; Toledo era en aquellos años la sede principal de su corte en los reinos hispánicos.

La Iglesia de Santiago del Arrabal, siglo XIII, esta considerada la más grande muestra de arte mudéjar religioso de toda Castilla-La Mancha, y para servidor, impresionante.

La belleza de su pórtico principal en arco de herradura...

... y la torre exenta superviviente de una iglesia anterior, siglo XII, dan fe de ello.

En el ascenso al casco histórico de la ciudad atravesamos la Torre albarrana o Puerta del Sol, ésta fue reconstruida en estilo mudéjar allá por el siglo XIV...

... y sobre su arco de herradura se añadió un curioso relieve con el emblema de la Catedral bajo la luna y el sol. Ya estamos dentro del fortín...

Conforme ganamos altitud uno comienza a hacerse una idea de lo monumental de la ciudad en la que nos encontramos, mires donde mires siempre hay una iglesia, una muralla o un palacio, extraordinario!.

La plaza principal es la Plaza de Zocodover, de ella parten todas las calles de la ciudad y es punto de encuentro para viajeros, comerciantes y fuerzas vivas.

Es hora de comer y siempre procuro evitar los restaurantes del denominado circuito turístico, fuera de éste sí encuentras la verdadera cocina toledana, y si no que se lo digan a esa carne de ciervo adobada y a la plancha que servidor tuvo el placer de rumiar y disfrutar en un bar-restaurante de "los de toda la vida" en la calle santa Fe, sencillamente espectacular.
Y después, toda la tarde para empaparnos de arquitectura y cultura toledana...

El Álcazar de Toledo que contemplan nuestros queridos Quijote y Sancho fue mandado construir por el Emperador Carlos V y se convirtió en todo un símbolo de la guerra civil española debido al largo asedio al que fue sometido.

Haciendo la digestión deambulamos por las calles más céntricas, la Iglesia de la Magdalena se encuentra en pleno centro y es una de las más antiguas de Toledo, fue construida por los mozárabes durante la ocupación musulmana y solo transitar por la estrecha callejuela en la que pernocta, me produce una extraña sensación...

... y es que esta vieja reja balconera da que pensar, y mucho...

El Corral de Don Diego, alguacil de Toledo, data del siglo XIV cuando en su interior las viviendas eran agrupadas en torno a un espacio común y aisladas del exterior por una portada.

De camino a la catedral las tiendas de recuerdos y artesanía toledana entretienen la vista...

... y como siempre, servidor entreteniéndose y haciendo el chorra ja, ja.

Pero antes una parada en la Posada de la Hermandad, antigua sede y cárcel de la Santa Hermandad. En los sótanos se conservan las mazmorras y en la actualidad el edificio acoge un Centro Cultural Municipal y otros usos administrativos.

Primer aviso de que nos aproximamos a la Catedral aunque a primera vista parezca todo lo contrario, más bien se me antojan torres de alguna fortaleza o castillo.

La artesanía ocupa su lugar en las calles, animando y contagiando de colorido el paseo de los que disfrutan observando...

... o simplemente caminando.

La Catedral Primada de Toledo del siglo XIII está considerada la obra maestra del gótico español. Su fachada principal consta de tres portadas, denominadas, respectivamente, del Perdón (centro), del Juicio final (derecha) y del Infierno (izquierda)...

... mientras que en el lado norte la portada se denomina como la de los Leones por los tres leones que coronan las columnas de la reja.

La sede del Ayuntamiento se encuentra en la Plaza Mayor frente a la catedral, es una construcción que data del siglo XVI y la severidad de su fachada recuerda a veces, y salvando las distancias, a la del Alcázar.

Siempre he comprendido y compartido el entusiasmo por entrar en iglesias para contemplar esos tesoros a modo de retablos y demás tipo de ornamentaciones que en su interior se esconden, pero no entiendo, sin embargo, ese afán de recaudar por ello, y mucho menos cuando se trata de visitantes del mismo país, aunque solo sean tres euros, no lo entiendo. En este caso la Iglesia de los Jesuitas del siglo XVIII.

La Iglesia de San Vicente, actualmente sin culto, data del siglo XIV si bien el ábside es lo único que se conserva de la antigua iglesia mudéjar.

La riqueza arquitectónica de Toledo es tal, que uno puede encontrarse con una estupenda portada gótica en cualquiera de sus viviendas.

Atrás quedó Toledo y su maravillosa herencia artística, así que continuaremos ruta, pero antes, una grata noche en el fantástico y "vintage" Hotel Bailén, en la localidad jienense del mismo nombre...

... y hasta mañana.

Nos despiertan unos zambombazos de la ostia y para nuestra sorpresa resulta que es 16 de julio, ignorancia la nuestra, y es que por estos lares se celebra el aniversario de la archiconocida Batalla de Bailén de la Guerra de Independencia Española, así que desayunito y a lucir palmito en esta popular recreación de la citada batalla...

Siempre al frente los voluntarios de Madrid,...

... junto a la artillería las "aguadoras" que desempeñarían un papel imprescindible en la victoria final...

... y al otro lado las "sedientas" tropas francesas al mando del General Dupont.

Con el eco de los cañonazos y disparos aun en nuestros tímpanos, nos encontramos por fin en la ciudad de Almería, espejo del mar o mirador, como la denominaban los árabes, es hoy una importante ciudad de la geografía española donde su puerto juega un papel preponderante en el comercio marítimo de la zona.
El paseo principal de la ciudad es la denominada Rambla, atraviesa de norte a sur la localidad y proporciona a esta un espacio verde donde disfrutar de largos paseos en compañía de esbeltas palmeras.

En su callejero figura toda una declaración de buenas intenciones...

... así como una declaración de espacios verdes, pedazo de cactus!.

La visita a la poderosa y espléndida Alcazaba de Almería, siglo X, así como a sus alrededores, es asignatura de obligado cumplimiento para todo forastero que se deje caer por estas latitudes, allí uno descubrirá una ciudadela fortificada llena de rincones y recovecos a cual más sorprendente a la par que bello.

La Muralla califal de Jairán junto a la Alcazaba desciende hacia el norte a través del barranco de La Hoya,...

... para ascender después hasta el Cerro de San Cristóbal.

En la subida a la Puerta de la Justicia sus jardines transmiten una sensación de que lo que vas a ver merece realmente la pena, no se si me entendéis...

Hasta cuatro arcos hemos de atravesar para acceder al primer recinto.

Allí lo primero que me llama la atención es la presencia del agua en todo momento, el agua fluye por acequias como si de venas de un cuerpo se tratara, y riega con su vida todos los rincones de sus cuidados jardines...

... de sus escalinatas...

... y de sus bonitas fuentes...

...pero no de sus incorregibles "presencias" ja, ja...

La Alcazaba siempre ha dominado lo más alto de la ciudad y desde ella puede apreciarse su gran puerto siempre activo.

Bendita agua, en su aljibe califal era recogida y acopiada para dar servicio a todas las dependencias de los moradores de la ciudadela...

... incluido los peces que decoran su alberca. Al fondo se encuenta la antigua Casa del Alcaíde construida en el siglo XX respondiendo a una imagen romántica de la Alhambra...

... y aquí uno de sus numerosos y somnolientos huéspedes, lindo gatito ja, ja.

Recreación de las antiguas viviendas del enclave donde resulta muy interesante imaginar como realizaban sus tareas habituales los antiguos moradores.

En el segundo recinto y antes del Castillo Cristino se encuentran los restos del antiguo Complejo Palacial, hoy en día se encuentra inmerso en plena restauración arqueológica y con el paso cortado.

Las estancias (con aparición incluida ja, ja) giraban entorno al patio del hogar, además, era frecuente que cada una desempeñara más de una función.

Junto a la alberca esta misteriosa gruta cerrada al visitante capta mi atención, y lo peor es que no encuentro información sobre ella...

El Castillo Cristiano se construye durante el siglo XV cuando los Reyes Católicos arrebatan a los árabes la ciudad de Almería. Su Torre del Homenaje fue concebida como residencia del Alcaíde de la fortaleza.

El interior se organiza alrededor del Patio de Armas en cuyo centro podemos contemplar un aljibe rectangular (observese a la derecha el pozo de extracción de agua) y al fondo un silo empleado ocasionalmente como mazmora...

... o como en la actualidad, como depósito de dos estupendas piezas de artillería, toma ya!.

Al ser reconquistada la ciudad por los Reyes Católicos, con el castillo se pretenderá crear una imagen emblemática del nuevo poder instaurado, típico de la época.

La tarde cae y se nos recuerda el próximo cierre de la Alcazaba así que una última imagen de la portada que da acceso a la Torre del Homenaje, y un entrañable saludo al representante de la Junta de Andalucía, Eduardo, que tuvo la deferencia de acompañarnos hasta la salida del recinto y con el que hemos disfrutado por su buen hacer en el fino arte de la comunicación y la conversación didáctica.

A la mañana siguiente es hora de partir, desde nuestro Hotel puedo preveer el desayuno que degustaremos: tapas y ración de chipirones, deciros que en Almería es típico servirte una generosa tapa cuando te tomas un fría birra, y es por ello que apalaudo tan noble iniciativa en la espera de que se haga extensiva al resto del mundo ja, ja.

Atrás queda el "espejo del mar" y su vasta historia, nuestro último destino es la ciudad de Baeza en Jaén que junto a Úbeda conforman el estandarte del Renacimiento Andaluz.
La Puerta de Úbeda fue sin duda una de las más fuertes del recinto amurallado de la ciudad, formando una gran plaza de armas; consecuentemente, fue también, junto con el castillo del Alcázar, una de las llamadas a ser desmanteladas por el enviado de la Reina Católica, Barrionuevo, para poner fin a los desmanes de Carvajales y Benavides en sus luchas insensatas" (extraído web).

La actual Santa Iglesia Catedral de Baeza es el resultado de múltiples reconstrucciones, la última de estilo gótico y ya en el siglo XVI se contrapone al estilo imperante de la época que era el Renacimiento.

Junto a su torre está la Puerta de la Luna del siglo XIII, y lo conforman un arco mudéjar de herradura sobre la que hay un interesante rosetón gótico, y sobre éste, una lápida sepulcral del obispo San Pedro Pascual.

El paseo a pesar de la climatología adversa resulta muy enriquecedor, entre sillares y empedradas calles las ganas de refrescar el gaznate surge como una exalación, si es que ja, ja... así que no te vayas sin probar los ochíos rellenos, acojonantes!.

Con el buen sabor de unas tapas hechas con mucho mimo, continuamos nuestra peregrinación por las calles de la ciudad, la Iglesia de Santa Cruz de estilo románico-tardío nos pone en guardia frente a tanta sobriedad.

Junto a la Iglesia se encuentra el Palacio de Jabalquinto de estilo gótico-isabelino y perteneciente a la familia Benavides, una de las partes en conflicto citada unas imágenes más arriba. La decoración típica en su estilo queda patente en la fachada principal, magnífica!.

Fernando III "El Santo" fue el responsable de la reconquista de la ciudad a manos cristianas durante el siglo XIII, es por lo tanto un personaje de capital importancia en el devenir de la localidad, el pueblo lo aclama, la historia lo reconoce y nosotros lo inmortalizamos... Y HASTA LA PRÓXIMA!.