... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Sorprendente Teruel, Junio 2011


Han sido tres increíbles días rodando por las carreteras más emblemáticas que un motorista pudiera imaginar de toda la provincia maña. El que Teruel existe siempre ha sido una grata realidad, lo contrario, una manera de llamar la atención a los gobernantes ineptos para que se fijaran en ella y aprovisionarla de buenas infraestructuras que hicieran de la comunicación entre Comunidades una realidad, como así ha sido. Teruel es tierra de contrastes pero sobre todo es tierra de montaña y de muy buena gente. Mis años vividos en Aragón así me lo certifican, y la sorprendente nueva toma de contacto con tan magníficas gentes y enclaves, una razón más de peso para tener en lo más alto a esta noble tierra de comarcas y enjundias históricas.

Donde todo empieza, provincia de Cuenca...

Había estado en alguna ocasión en Cuenca capital pero nunca había tenido la oportunidad de poder rodar por sus magníficas carreteras...

...unas carreteras que se encuentran en medio de un paraje sin igual, la Serranía de Cuenca. Se tata de una sucesión de abruptas formas de relieve que recubren espesas masas forestales de pinares.

Es una de las grandes serranías españolas por antonomasia. Además de otros ríos la surca el río Cuervo, no puedes pasar sin subir a ver su nacimiento.

Ante uno y presentando respetos localidades como Villalba de La Sierra, Uña...

... o macizos de diferentes y excéntricas formas...

... que afloran a lo largo de todo el camino.

Sentía curiosidad mas nada supe reconocer.

En el corazón de la Reserva Nacional de Caza de la serranía se encuentra el Embalse de La Toba. Con estas temperaturas no digo que no me hubiera pegado un buen chapuzón, no.

Nubes y claros en paz y armonía.

El primer cruce pero esta vez lo tengo claro ja, ja.

Huélamo es el siguiente pueblo en cruzar...

... un valle el siguiente accidente en observar...

... y el Puerto de El Cubillo el primero de una serie en coronar.

Las tornas han cambiado y es que nos encontramos ya en la provincia de Teruel...

... más en concreto en la Sierra de Albarracín, primera sorpresa y gran desconocida para servidor.

En ella el paisaje no renuncia a la frondosidad de los bosques de pino, sin embargo, los verdes prados y  altos ausentes de arbolado son la gran baza de parte de esta sierra.

Sus carreteras, una puta delicia...
... siempre y cuando no tengas a bien modificar el rumbo... pero aun así, siempre merecen la pena.

Te toparás con localidades que por su extraño a la par que privilegiado enclave, te invitan a conocer más sobre su historia...

... o sobre su accidentado entorno.

Es el caso de Frías de Albarracín, inmersa en lo más bonito de los Montes Universales esconde toda una leyenda a la altura del más inquietante Poe, las pisadas del diablo.

Segundo puerto en coronar, esta vez el Puerto del Terriente, y la ruta me lleva hasta la A-1512...

... allí, el cruce de caminos es certero y sin titubeos mi destino cada vez más cerca.

Y es que Colamarde o Royuela pueden resultar agradables a la vista...

... y su entorno toda una lección de geología aplicada.

Y al otro lado...

... Albarracín. La localidad es Monumento Nacional desde el año 1961 y se encuentra propuesta por la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza e importancia de su patrimonio histórico. La Catedral del siglo XVI junto al Castillo avalan tal aseveración.

Y es que una de la razones que me impulsaron a llegar hasta aquí fue por la insistencia de mi primo que no paraba de repetirme lo bonito que era este pueblo... 

En las faldas de la montaña la localidad se encuentra protegida por su antigua Muralla del siglo XIV. Poder observarla da una idea de la magnificencia que obtuvo la ciudad durante la edad media.

La Iglesia de Santa María es el templo más antiguo de Albarracín, data del siglo XII aunque su aspecto actual es posterior tal y como evidencian sus elementos mudéjares...

... y una curiosidad, junto a la entrada esta antigua "nevera" donde se conservaba la nieve mezclada con paja hasta épocas estivales.

Toda la localidad resulta de lo más pintoresca, el culpable?, ese colorido ocre-rojizo que muestran sus casas y edificios...

... la razón?, el material característico de la zona empleado denominado arenisca.

En la Plaza Mayor encontramos la Casa Consistorial del siglo XVI...

... y a la salida del pueblo dirección a Teruel, El Roso, donde podrás degustar sabrosas raciones y heladas pero que muy heladas birras.

El calor es ya sofocante y el cielo gris amenaza.

Las tormentas en pie de guerra hacen acto de presencia. Si son casuales como es el caso y con tanto calor las bendigo, el secarse es cuestión de unos pocos minutos cuando la has cruzado...

... así que non stop.

Pero antes estas bellezas en Gea de Albarracín, el Convento del Carmen siglo XVII...

... y una tormenta fresca y tonificante "made in Teruel" ja, ja.

Al poco rato y seco del too me encuentro en el centro de Teruel. En mi hotel favorito y con la mente un tanto espesa debido al licor de bienvenida disfrutado en el Paseo Óvalo, me retiro a mis aposentos para empiltrarme trás una desastrosa hamburguesa en un lugar cuyo nombre prefiero olvidar pero cuyo enlace aquí consta para curiosos y jueces. Buenas noches y hasta la jornada siguiente.

Tras desayunarme al más puro estilo andaluz en un local de lo más aragonés y con la sorpresa de un amable y gentil "recuerdo" municipal adornando uno de los puños de mi querida nena (gracias por nada!), emprendo ruta en una jornada ya para el recuerdo.

Y es que la A-226 discurre por una de las zonas más bellas y entretenidas de toda la comarca de la Mancomunidad Turística de El Maestrazgo. Es una carretera con buen firme, buen trazado y poco tráfico, lo cual se agradece muy mucho cuando uno anda relajado y entretenido.

Tras dejar atrás Corbalán la ruta se vuelve más rural que nunca. Las vacas campan a sus anchas y en las poblaciones sus moradores, sobre todo los abuelos, tertulian en sus bares y calles.

Las casas en las cercanías de los núcleos urbanos parecen distantes y aisladas a propósito, quizás para evitar el trasiego de viajeros y marchantes, y mientras...

... las cosechas aguardando su momento.

En Cedrillas la economía es fuerte frente a sus poco más de 600 habitantes...

... en los prados las vacas no solo comen y rumian...

... en Monteagudo del Castillo, además de su ruinoso Castillo, te puedes interesar por la Ermita del Pilar, siglo XVIII...

... y al paso por el término de Allepuz...

... entre franjas de cinglos...
... y el Puerto de Sollavientos...

... Villaroya de los Pinares. Situada en la Comarca del Maestrazgo destaca la torre de su Iglesia, siglo XV...

... sus casas antiguas coronadas con inscripciones y escudos...

... o la Ermita de San Benón a las afueras del pueblo con esa cúpula azul tan llamativa.

Al mediodía... alegría! ja, ja.

Aragón es para servidor una gran tierra, aquí he pasado cuatro años de mi vida profesional y el poder rodar ahora por sus singulares caminos...

... rodeados de grandes masas boscosas...

... y adherezadas con el más fino alquitrán de su transturolense A-226, hacen que todo el jodido y puñetero calor sea una puta nenaza comparado con todo lo que servidor experimenta y aprende con tan solo un golpe de acelerador.

Fortanete y su Iglesia del siglo XVII suponen un pequeño oasis en este mi desierto particular. Paradita para compartir cervecita con los sabios del lugar a la sombra de una terraza, y  mientras, el marchante de frutas que no para de vociferar a las doñas que salgan de sus casas, no tiene precio!.

A juzgar por los jalones en las márgenes, copiosa nieve ha de visitar estas latitudes...

Mi pareja de moda. Instantes antes de la foto se fundían en arrumacos y carantoñas, si es que el amor todo lo puede, o eso dicen...

Cantavieja se encuentra ubicada sobre un resalte rocoso formando así un magnífico emplazamiento defensivo natural.

Desde su enclave es posible dominar todo el valle y adelantarse a los ataques de ejércitos embravecidos.

La localidad fue una de las posesiones de los comendadores de la orden del Temple durante la edad media, y tras su recinto amurallado se hicieron fuertes para defenderse del decreto de expulsión dictado por Jaime II en el año 1307. 

A las puertas de una breve incursión valenciana la carretera empeora en firme y rodar se convierte en un sorteo constante de baches...

En Mirambel somos recibidos por la Ermita de San Roque...
... y vigilados por la Iglesia de Santa Margarita. Reconstruida después de la Primera Guerra Carlista allá en el siglo XIX, es hoy en día  junto a la Muralla lo más representativo del pueblo.

Suma y sigue, y en valenciano, La Mata de Morella,...

... Forcall...

... localidad perteneciente a Castellón y cuyo nombre probablemente proviene de la horca que forman los ríos Bergantes, Cantavieja y Caldés...

... y Morella, ciudad poseedora de un robusto Castillo del siglo XII situado a más de mil metros de altitud, que fue conquistada en dos ocasiones por El Cid antes de su asalto a Valencia.

El Puerto Torre Miró...

... nos anuncia nuestra inminente retorno a tierras turolenses, y al paso del núcleo de población de Monroyo, sin piedad hasta nuestro siguiente destino.

Siempre presente...

El estómago aprieta y que mejor que "La Concordia" en Alcañiz para apretarse unas buenas viandas remojadas con los mejores caldos del Somontano. Y después...

... pequeña visita a su centro histórico para disfrutar de la Iglesia de Santa María La Mayor fundada en el siglo XV como Colegiata...

... o el poder de la propia ciudad frente a la Orden de Calatrava y su hermosa Casa Consistorial del siglo XVI.

Calanda, Alcorisa, La Mata de los Olmos y dirección a Ejulve. Las comarcales dan paso a las montañeras, asi que...

... al altísimo me encomiendo ja, ja.

Al final de una curva y en pleno valle me doy de bruces con este fantasmagórico edificio. Se trata de la antigua Central Térmica de Aliaga tal y como reza en lo más alto de su fachada principal. Al más puro estilo soviético, esta antigua fábrica de energía eléctrica permanece impertérrita al paso del auge económico de la zona. Cristales rotos y un interior practicamente diáfano dan fe de su desmantelamiento hace ya unas décadas, RIP.

Los caprichos de la naturaleza son así y las formaciones geológicas pueden resultar altamente instructivas y muy rentables, y Aliaga ha sabido a bien sacar provecho de ambas...

... se trata pues del primer Parque Geológico de España.

Dejo atras eras, estratos, pliegues y demás verborrea geológica para continuar mi camino de vuelta a la capital turelense, pero antes, Camarillas ante mí.
Aguilar del Alfambra, Ababuj, El Pobo...

... y de nuevo en casa y esta vez por la puerta grande, como debe de ser, por su antiguo Acueducto del siglo XVI, sí!.

Teruel es la capital del Mudéjar, el legado artístico que en sus calles se esconde es la representación consecuencia de toda una época de reconquistas por parte de los ejércitos cristianos.
Su obra más notable es sin duda la Catedral de Santa María de Mediavilla. En origen fue un templo románico del siglo XII que más tarde, en el siglo XIV, se transformó en la catedral gótico-mudéjar que es hoy en día.

De elegante y sobria decoración destaca el campanario...

Detalle del reloj de sol que adorna una de la fachadas.

... y la enorme portada construida en 1909.
En la ciudad se edificaron algunas de las primeras Torres Campanario tan típicas del mudéjar aragonés. Como ejemplo valgan la torres gemelas de San Martín...

... y San Salvador, ambas del siglo XIV.

Vista del cimborrio de la Catedral...

... de la Iglesia de San Pedro y su ábside poligonal...

... y por último del más emblemático de los lugares de la ciudad, la Plaza del Torico.

La vuelta por la N-320 nada que envidiar a la ida, eso sí algo más transitada que de costumbre pero que coño! la conducción es aun más entretenida y arriesgada y eso también de agradece...

... además el Turia tiene este llamativo color nada que envidiar al Río Rojo.

Villastar, Villel, Libros...

... y ya en la provincia de Cuenca, Salvacañete, Salinas del Manzano, Cañete...

... y Carboneras de Guadazaón donde la imponente Iglesia Panteón del siglo XV, antiguo Convento dominico y que fue erigido auspiciado por los Marqueses de Moya, parece desearnos la mejor de las suertes... HASTA LA VISTA PENDEJOS!.