... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos, y cada persona, el puto mundo.



Bajo Aragón Y Andalucía, Julio 2021


Otro año más y otro viaje a sumar. Todavía en Península en previsión de incidencias con el entorno europeo pero con motivaciones más que de sobra para rodar por territorios de aquí. El buen tiempo siempre nos acompaña y sino se crea y se exprime. Los rincones más exclusivos solo para nosotros y que cada cual haga de su capa un sayo que para eso pensamos. 

Noche 1. Alcañiz.
La A-2 conocida y bien transitada es el viejo atajo a seguir.

En el 103 la cosa cambia y es que el almuerzo ya no resulta tan satisfactorio y amable, alguno o alguien ha cambiado.

Si embargo, mi santa maña es siempre fiel y ajena a tanta desidia.



Carretera y compañía...





... son testigos permitidos de la llegada térmica-exhausta a Alcañiz. Sin tiempo que perder nuestra fonda es buena asesora de enclaves y lugares para la reflexión...



... en lo más alto de la población...



... y es que su Parador es capaz de avituallar a peregrinos de carretera y algún que otro pérfido creyente. 

Antigua sede de la Orden de Calatrava, en el siglo XII fue centro de argucias palaciegas en tiempos de "El Casto".

En su salón al gusto damos fe de su riqueza gastronómica.

A los postres y con el cuerpo satisfecho que mejor que pasear por la Ciudad de la Concordia.

Iglesia de Santa María la Mayor, siglo XVIII...



... o Plaza de España conforman la arteria a seguir.

Actual sede del Ayuntamiento, la Casa Consistorial data ya del siglo XVI, además comparte linde con la antigua Lonja gótica donde había de ubicarse el mercado.

Desde trabajos de herrería...

... a restos de Muralla, Alcañiz es sin duda ciudad aragonesa de obligada visita...

... y la Concordia, su seña de identidad.

Noche 2. Cantavieja.


Desayunados y arropados por nuestro anfitrión, toca retiro y carretera hacia el destino de la jornada.

La fresca dura poco pero la N-240, gratamente eterna... 



Se trata de Calaceite en la comarca de Matarraña.

Pasear por las calles de este pueblo es rememorar toda su Historia desde su conquista a los moros en el siglo XII. 

De fachada barroca es sin duda la Iglesia de la Asunción, siglo XVII.



El edificio del Ayuntamiento es del siglo también XVII y en sus bajos alberga la lonja y antigua cárcel, algo habitual en pueblos de la región.

Sin duda otro destino para orgullo de la comarca donde perderse por sus plazas y recovecos... 







Con Calaceite en la retina la comarca aún nos depara más joyitas por la A-1413...



... como Cretas y su antigua cárcel...



... al amparo de la Pilarica...



... o Valderrobres en la A-231, actual capital administrativa de la comarca.

Junto a su Castillo-Palacio del siglo XIV echamos el ancla.

Inseparable de su castillo es la Iglesia de Santa María la Mayor...

... sin duda gótica.

Desde lo alto del castillo los tejados forman una sinfonía digna de ser observada...

... y en su bodega y despensa, motivos más que de sobra para imaginar...



... que sí! ja, jaa.

Frente a la iglesia se encuentra este curioso e interesante Museo. Entre otras, maquetas navales de Manuel Sánchez Tallada...

... y maquetas de la comarca.

Poco tardamos en llegar hasta Fuentespalda donde hemos de satisfacer el gusto por rumiar...

... y sin apenas sobremesa de vuelta en ruta, Forcall.

Es la CV-120...





... o la N-232...



... y por la A-226...

... hasta nuestra parada y fonda del día, Cantavieja, capital del Maestrazgo.

Austera exteriormente es nuestra fonda, Casa  Sara, y con cochera! 

Hacia la Plaza Cristo Rey y con melocotones de Calanda, como debe ser. 





Torre  de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, siglo XVII...

 ... o el patio de armas de su antiguo Castillo Templario y al fondo la Ermita del Santo Sepulcro.

Escarpado es el acceso donde se asienta la localidad...



 ... geométrica y pulcra su plaza, y después...

... rural y con encanto.
                                        

Noche 3. Albarracín.


Se intuyen las altas temperaturas pero aún es pronto, más vale usar guantes.

Jornada de comarcales que entretienen y calman el temperamento.



Mosqueruela queda atrás...

... y Puertomingalvo a nuestro encuentro...

... pero antes un poco de organización, pardiez!

Su entramado de calles estrechas hacen de la localidad un destino propicio de ser recorrido a pie. 



El costumbrismo popular a flor de piel...





... y la iluminación ecuménica a resguardo.

Para descanso del andante, caldos y viandas en el callejero... 

... y hasta la próxima!

Retomamos comarcales...

... y sus moradores.

Linares de Mora...









... o Rubielos de Mora conforman una ruta que no te ha de dejar indiferente, no.

Es preámbulo de nuestro destino de la jornada,..

... es guardián de nuestra llegada, Alcázar de Albarracín,..



... y por fin Albarracín.

Localidad más que pateada en ocasiones, hoy toca Mesón el Gallo.

Noche 4. Riopar.


Desperezados por el entorno, la Iglesia del Salvador en Terriente aflora próxima...

... mas no evita la primera duda del día. 



Hasta la N-420 la ruta fluye tranquila, sin contratiempos, simplemente disfrutando...











El Panteón de los Marqueses de Moya es el punto de inflexión en la nueva singladura...



... Almodóvar del Pinar en Cuenca...

... y rectas interminables ya en Albacete.

Inmersa en la Sierra de Alcaraz se encuentra Riópar y nuestra recóndita fonda del día. Cuenta ésta con un restaurante a la altura, gestionado todo ello por unos dueños super amables y atentos.

Del centro de la localidad nos quedamos con su tributo a los obreros del bronce...

... pero sobre todo con las Antiguas Reales Fábricas de Bronce y Latón, donde además puedes degustar vinos y quesos de la tierra en su habilitado Museo.

Noche 5. Cazorla.
Arrancando la jornada entre subidas y bajadas...





... y cuando no, aldeas y poblaciones que salen a nuestro encuentro.





La cartelería nos delata inmersos en tierra andaluza, el paisaje olivar su seña de identidad más popular.





Últimos tramos en obra...

... y Cazorla, a las faldas de la Sierra del mismo nombre, siempre protegido por su imponente fortaleza, el Castillo de la Yedra.

Somos bienvenidos y bien avenidos para con nuestra fonda de la jornada. 

La caló se encuentra en su punto álgido y las calles encaladas: Andalucía. 

El casco antiguo a mi vera...

... y las ruinas de la Iglesia de Santa María, a sus pies. 

La fortaleza es poderosa, protege a los moradores de la ciudad sin pedir nada a cambio.

Nosotros sin embargo, a cambio de una excelente velada nos llevamos sus pintorescas fachadas... 

... y sus vistas escondidas....

... bueno, y la Metralla también.

Noches 6 y 7. Granada.
Entre olivares sucede el despertar rodante.



Jodar llama nuestra atención...

... pero es el de la furgalla quien guía nuestros kilómetros durante un trecho.

Subidas...

... y llanos repletos de parsimonia. 

Sierra Mágina...

... y cerca ya de nuestro magnífico destino.

Se trata de la ciudad de Granada, muy noble, leal, nombrada grande, celebérrima y heroica ciudad de Granada, casi ná. De nuestra fonda, todo un descubrimiento oiga!

Después de unas tapas y aperitivos como mandan los cánones, toca sobremesa andarina. Es la Capilla Real de Granada cuyo interior guarda, entre otros, los restos de los Reyes Católicos.

Muy cerquita, el Palacio de la Madraza, primera universidad pública del Al-Andalus, siglo XIV.

A la mañana siguiente sin duda, de mis favoritos es la grandiosa Alhambra y Generalife. En esta ocasión además, sus Palacios nos deleitan pues han permanecido hasta ahora ausentes en la memoria.



Complejo monumental de opulenta belleza...











Fantásticas vistas de la ciudad...



La Alcazaba...



Más vistas...





Patio de los leones...







Deambulando...





... y tras una jornada pletórica de conocimiento, cenorra en uno de los favoritos, porque nos lo merecemos, sí!

Noches 8 y 9. Salobreña.
Después de tanto ajetreo acumulado solo playa y pescaíto durante dos noches, Salobreña por favor...





Noches 10 y 11. Ronda.
Matinal de calor como no podía ser de otra manera. Tras gas en autovía toca relajarse con las autonómicas andaluzas...





... hasta nuestro destino,...

... Ronda. Nuestra parada y fonda para estos días es todo un clásico de estas latitudes, mollete y manteca colorá.

La Plaza del Socorro y la Iglesia del mismo nombre nos guían para degustar tapas y raciones varias.

Desde el interior de un patio todo sabe mejor.

La Plaza de Toros, siglo XVIII, es de las más antiguas de toda España.

Situada sobre un profundo desfiladero, la ciudad se alza como reclamo sin parangón para el forastero viajero...



Puente Nuevo...



... que da acceso al casco antiguo menos transitado.

Sus casas colgadas,...

... el Museo Lara,...

... o la Iglesia de San Sebastián, ... 

... amenizan el paseo entre callejones y recovecos.

Santa María la Mayor manierista...

... o la sede del Ayuntamiento en la plaza mayor de la localidad.

Allí se encuentra, rodeada de palmeras, la cara más visible de Santa María la Mayor... 

... además de centenarios.

De lo más siniestra resulta su escultura de bienvenida, Convento Hermanas de la Cruz. 

La plaza mayor es la Plaza Duquesa de Parcent...

... y más abajo, la Muralla de Cíjara. Es parte de la antigua muralla defensiva de la ciudad desde tiempos inmemorables...

... y desde aquí, las vistas de Ronda son totales; al fondo Iglesia del Espíritu Santo, siglo XV.

Servicio y restauración, y hasta mañana.

Noches 12 y 13. Sevilla.
Último de los destinos en la mente estival. 

La A-375 se sucede entre rectas y más rectas. El calor es ya sofocante y solo el repostaje previo a nuestra incursión hispalense, nos permite hacer aguas e hidratarnos.

Es Sevilla sí, la guinda del viaje. El Puente del Centenario nos da la bienvenida y ha de guiar...

... hasta nuestro acertado cuartel general para estos días. Muy céntrico y con parking cortesía del ayuntamiento, olé! 

Cae la fresca y con valor emprendemos la primera toma de contacto con el entorno...  

... aunque prefiramos junto al Guadalquivir por eso de que quizás resulte menos extenuante, pero para nada. Puente de Triana...



... o La Maestranza, se suceden ante la ausencia casi total de tráfico. Tendrá que ver que son las cinco de la tarde? no, no lo creo.



Amarrado se encuentra la Nao Victoriaprimera nave en finalizar la primera vuelta al mundo hace ya más de 500 años. Es visitable y permite revivir la gesta protagonizada por Magallanes y Elcano.

Y muy cerquita, la Torre del Oro, torre albarrana del siglo XIII.

Casi olvidado y escondido se encuentra este icónico edificio construido en parte de las Reales Atarazanas creadas por Alfonso X, la Real Maestranza de Artillería .

Junto a la Catedral otro edificio imprescindible más si cabe, el Archivo General de Indias. Mandado construir por Carlos III, en él se guardan los documentos provenientes de la administración de los territorios de ultramar españoles.

Nuevo día y mañana catedralicia que toca. Sin duda se trata de la Catedral más impresionante de España y de toda la cristiandad, y no solo por su descomunal tamaño...

... y exclusivo entorno que la hace única, sino también por su torre La Giralda, de origen almohade.  

Puerta de San Miguel...

... de la Asunción...

... o del Perdón...
                                              

... conforman parte de sus numerosos accesos.



Junto a la catedral se encuentra el Palacio Arzobispal, siglo XVI.

La Giralda también es visitable y la subida a pie.

Merece la pena subir aunque solo sea por hacerse una idea de la geometría de su estructura y de su ubicación dentro de la ciudad. 



En el interior del templo el espacio es enorme y resulta todo un paseo recorrer sus pasillos y rincones. 

Además de reyes también descansa el genovés de las Américas, el del huevo vamos... 

Nos despedimos de la catedral y un hasta luego a nuestro literato universal, Cervantes. 

Retomamos pateada sin igual porque hay que aprovechar la estancia. Magnífico es el Hotel Alfonso XIII y quizás en otra ocasión...

... pero ahora Real Fábrica de Tabacos, siglo XVIII. Fue definido como el "Escorial tabaquero" debido a sus poderosas dimensiones, siendo el Estado quien monopolizó la renta del tabaco.

Cerca del Parque de María Luisa, en la Glorieta de Goya, destaca su ficus gigante...

... y justo al lado, la Plaza de España.

Preciosa...







Con ella nos despedimos de Sevilla y decimos hasta la próxima!

Noche 14. Madrid.
La vuelta a Madrid por la A-66 es sin duda más llevadera. Desayuno extremeño con tosta de cachuela y autovía menos transitada hasta Mérida. Disfrutando de los recuerdos y los que restan por venir, Batallón incluido...

... ARRIONDAS! 


No hay comentarios: