... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



El Último Reducto Del Inglés, Octubre 2014


El Gran Asedio o Sitio de Gibraltar no pudo ni supo recuperar lo que nunca se debió perder. Convertido hoy en referente estratégico para el reino invasor, Gibraltar se ha convertido en la comidilla preferida por nuestros politicuchos a la hora de despistar al personal patrio. 
Para servidor, todo un destino más que llamativo dentro de nuestra extensa geografía, donde además, podrás perderte por un día sin necesidad de salir al extranjero, oiga!. Un recorrido casi total por un enclave desconocido para infantes en potencia pero sin pica ni espada, y que en estos días de veranillo remanente ha supuesto el reencuentro con nuestra Historia más reciente y decadente. Es sin duda una de esas rutas que nunca te dejarán indiferente, o sí?. Por lo demás, una grata satisfacción y un buen puñado de imágenes en la retina... ARRIONDAS!.


En la Verja de cuentos encantados, un bobby con sospechoso acento andaluz me confunde con un lugareño, solo nos falta tomarnos unas cañas ja, ja.

Pienso recorrer literalmente todo el perímetro del istmo, merece la pena por las vistas...



... y por viejos enclaves defensivos, aunque ya en deshuso, como uno de los cuatro cañones de 100 toneladas fabricados por el Imperio Inglés durante el siglo XIX.



Punta Europa es el punto más meridional de todo el Peñón. Destaca el faro del siglo XIX encendido después del ya existente en Tarifa.

En un día de claridad es posible divisar las montañas del Rif...

... o el intenso tráfico marítimo a lo largo de la bahía de Algeciras.

Memoria a los caídos...

... y realidad en las calles.

Adentrarse por la calle principal es  recorrer parte de la reciente Historia inglesa reflejada en esta pequeña colonia. En lugar tan emblemático se ha colocado la estatua al soldado del Cuerpo de Voluntarios creado con ocasión de la II Guerra Mundial.

La plaza principal es la antesala de infinidad de tiendas a modo de bazares. En ellas encontrarás de todo un poco a precios singulares aunque no tanto llamativos como antaño.

En la Main Street se encuentra la sede del Parlamento de Gibraltar...

... comercios salpicados de disciplina inglesa...

... y como no, el sargento Major Ince perteneciente a la Compañía de Artificieros durante El Gran Asedio, ente 1779 y 1783. Se le ocurrió hacer una trinchera excavando en la roca. 
La idea era crear un espacio seguro ante el fuego enemigo, pero tuvieron que abrir aberturas laterales para ventilar los vapores de las voladuras con las que avanzaban en su excavación. Y en esas aberturas instalaron cañones. En 1783 el túnel, en la parte norte del Peñón, tenía 113 m de longitud y cuatro cañones.

Un antiguo convento de Franciscanos del siglo XVI sirve de sede al Gobernador de Gibraltar desde 1728.

A cup of tea?... of course!.

Atrás dejo el centro comercial y sus tentaciones...

... para iniciar la subida hacia la miniruta turística que se ha creado alrededor del Peñón por una de sus carreteras. Bonitas vistas...

... y bonitos sinverguenzas ja, ja.



Como buen corsario que se preste disfrutanto de su botín. Si es que todo se pega...

Los afamados túneles sirvieron de refugio a los habitantes del Peñón durante la II Guerra Mundial.

Después de años de abandono, fueron abiertos al público para visitas guiadas...

... y en ellos podrás apreciar en primera persona los lugares donde Eisenhower y Churchill trabajaron durante la planificación de la invasión del Norte de África en 1941.

Frente a la boca de entrada, semejantes piezas de artillería! ja, ja.

En el descenso sobrecoge la estrechez y pendiente de sus calles...

... pero también sus bonitos jardines.

Una pequeña obsesión...

... y el inicio de la huída ja, ja...

... pero antes, ábranos las maletas de la moto por si acaso... Y HASTA LA VISTA PENDEJOS!.