... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Ajuste De Cuentas, Abril 2012


De contrastes ha resultado esta semana malagueña. Pasión en las calles, algarabía en las tascas y mesones, recogimiento en inmejorable compañía, Levante y Poniente sin tregua, pescaíto y calamar a pie de playa, rica Historia lejana y a veces tan cercana, el siempre presente y cumplidor Tercio de la Legión imprimiendo sello y templanza castrense a las calles de Málaga, y como no, kilómetros y más kilómetros de largos y fértiles paseos por montañas, hoces y desfiladeros, pero también por las infranqueables autopistas del subconsciente más despierto.
Las cuentas ajustadas, el saldo siempre positivo... el balance el protagonista.

Jornada gris y poniente a son de mar, el ascenso a Mijas resulta ya todo un clásico...

Situada en plena Sierra de Mijas es la tercera localidad de la provincia en número de habitantes. El antiguo ascenso desde la costa se hacía a lomos de burros bien entrenados. Hoy en día  se siguen empleando para paseos por su centro histórico asi como para disfrute de turistas acangrejados o guiris.

En buena dirección hacia la legendaria Coín...

... la Sierra siempre encapotada no ha de dejarme sombrío o rezagado.

El frío es ya considerable y mi chupa durmiendo en la habitación, si es que...

A las puertas de Alhaurín El Grande una inclasificable edificación en medio de un promontorio capta mi atención, y el caso es que no logro identificarla... se tratará pues de un depósito de agua de corte medieval, pero que data del siglo pasado, curioso, curioso.

Redireccionando la ruta hacia Monda, Ojén,...

... y con un ascenso generalizado de la temperaturas...

... hasta la capital de la provincia y ciudad portuaria, Málaga. Fundada por los fenicios en el siglo VIII a. c., convierte a esta ciudad en una de las más antiguas de toda Europa. Málaga fue municipio primero del Imperio Romano y después una próspera medina andalusí que decayó tras su incorporación a la Corona de Castilla en 1.487.

Su enclave más bello es sin duda su casco histórico. Allí, además de carruajes y caballos, terrazas y chiringuitos o transeuntes y maderos, se encuentra todo un símbolo del Renacimiento andaluz, la Catedral Basílica de la Encarnación del siglo XVI.

Situada en una pintoresca Plaza, rodeada de tiendas y bares, resulta de una grandeza imponente acorde a su gran estilo arquitectónico. Sus torres llaman la atención, y es que una de ellas permanece sin rematar.

Parece ser que los fondos destinados a su finalización se emplearon en otros menesteres, tales como la construcción del Camino de Antequera, o bien, en ayudas a los yankis durante su Guerra de Independencia. El caso es que esta condición de inacabada le da a la Catedral el sobrenombre de La Manquita, puro arte andaluz....

Jardínes con palmeras coquetean con imágenes de marcado sentido religioso, que no de marcado CE ja, ja.

... y doblando la esquina se encuentra la imponente portada gótica de la Iglesia del Sagrario. Templo levantado en el siglo XV, su portada o Del Perdón, constituye hoy el único elemento gótico de la arquitectura malagueña cuando los Reyes Católicos conquistaron Málaga y mandaron convertir el templo islámico en iglesia cristiana.

Muy cerquita se encuentra este antiguo palacio barroco del XVII que es en la actualidad un edificio de apartamentos de uso turístico, reciclarse o morir.

A vueltas con la Catedral y de nuevo próxima al parque de la ciudad. Posee ésta sus propios jardines y un bello patio de naranjos...

... que además de recordar a otras mezquitas y palacios, sirve de antesala al Antiguo Convento de San Agustín hoy sin ejercicio pero con espontánea musicalidad.

Llega el momento del vermú y que mejor que perderse por alguna callejuela para calmar al sediento ja, ja... de camino me topo con este paso de la Cofradía de los Estudiantes. Sin ser devoto en estos asuntos siempre me entra el gusanillo cada vez que me dejo caer por estos lares, el aparejo y fanfarria que lleva implícito es digno de ser contemplado.

Justo en frente y al lado de un Teatro Romano rejuvenecido se encuentra la Alcazaba de la ciudad. En las faldas del monte Gibralfaro, en cuya cumbre se halla el Castillo del mismo nombre, se levanta esta fortificación musulmana del siglo XI sobre una anterior de origen fenicio-púnico.

El ascenso por Gibralfaro puede resultar arduo cansado a la par que entretenido. Sus caminos zigzagueantes de pendientes extremas te llevan al puto cielo...

... además de meterle un repaso al Ayuntamiento de la ciudad,...

... a La Manquita y la Alcazaba,...

... al Castillo...

... o a su extraordinario Puerto.

El Castillo fue morada del Alcalde de la ciudad, como no. Con tan sospechoso y esquivo huésped la fortaleza aparece integrada con elementos defensivos como torres con saeteras, murallas almenadas...

... y la jodida guardia de cuerpo siempre presente ja, ja.

Recintos ajardinados...

... que no desentonan con el recinto taurino o coso de La Malagueta.

Después, un suculento homenaje a base de pescaíto de la tierra en mi chiringuito de toda la vida, y a descansar en la espera de la jornada de mañana que promete más que habla ja, ja...

Fresca es la mañana y en Vélez-Málaga más, suerte que un desperezante desayuno a base de mollete con su aceite y tomate se puede siempre localizar en cualquier punto del camino, y así, la ronda matutina resulta más llevadera.

La subida dirección a La Viñuela en plena comarca de la Axarquía gana adeptos...

... el paisaje siempre contrasta con el cielo gris...

... y ell pico de La Maroma, encuentra en el Embalse de la Viñuela el perfecto espejo donde reflejarse y posicionarse.

Ladradores nubarrones...

... y escarpadas peñas...

... han de conformar el grueso del Parque Natural Montes de Málaga.

Este atractivo enclave, emblemático de la toda la provincia debido a su rica flora y fauna,...

... fue reutilizado trás la expulsión de los moros como campos de cultivo de viñas y olivos. En la actualidad estas prácticas son poco más que testimoniales aunque mantenienen las tradicionales artes de la época.

Esta vez los nubarrones llegan a emitir pequeños gruñidos, sin embargo el viento, mi gran aliado, consigue paliar tan osada revuelta ja, ja.

Resulta acojonante poder constatar un paisaje de estas características en pleno sur de la península. Como ocurriera en Las Alpujarras, los tópicos típicos de la región no son más que aquéllos que mentes obtusas e interesadas quieren intentar promocionar a toda costa...

... el 99 por ciento del montante total lo ha de descubrir uno mismo.

En la A-4152 un sinfín de curvas en ascenso, en buen estado o no, conviven juntos bajo el yugo de la Consejería de Obras Públicas.

Alfarnatejo, Venta de Alfarnate...

... y lindando con la provincia de Granada...

... la pequeña pero significativa localidad de Alfarnate. Por sus tierras y procedente de la localidad de Villanueva del Trabuco, pasaría un cuerpo de ejército formado por 12.000 hombres de a caballo y 50.000 de a pie para la conquista de Vélez...

... y mientras, servidor a la conquista de la Sierra de Loja para emprender mi retorno a tierras castellanas... HASTA LA VISTA PENDEJOS!.

El Último Refugio, Marzo 2012


La Alpujarra, "tierra de hierbas o tierra de pastos", ha sido el último enclave poblado por aquellos moriscos que fueron expulsados y huídos trás la toma de Granada por los Reyes Católicos. Región dividida por las provincias de Almería y Granada, yace a las faldas de Sierra Nevada y constituye el último refugio de aquellos que sucumbieron a los ejércitos cristianos allá por el 1492. Permitidos a vivir durante décadas en estas tierras fueron dispersados en la Rebelión de Las Alpujarras y definitivamente expulsados por Felipe III en el 1609. Es por tanto tierra de rica Historia y leyendas donde sus pobladores entremezclaron culturas tan dispares como la cristiana y la árabe, una extraordinaria tierra por la que perderse sin más, disfrutar de sus fantásticos paisajes, pero sobre todo, un territorio donde un alto en alguno de sus pintorescos y nobles pueblos, te hará volver a esos trepidantes años donde luchas y batallas han definido toda una época.
 
El viento se hace insoportable, dejar la autovía se convierte en prioritario, la busqueda de la querida calzada de sentido único un imperativo legal...

... y sin querer paisajes rurales y el Parque Natural de Sierra Nevada.

Allí, con sus mejores galas, somos recibidos por Abla, pequeña localidad de Almería donde la algarabía en mis tripas es sometida a golpe de rico y sabroso calamar, rechaza imitaciones...

... y en sus alrededores, la blanca parroquia del cementerio me dice adiós y calla para siempre ja, ja.

Bordeando el Parque por la AL-3404 y atravesando el Puerto de Santillana, Tices capta nuestra atención. Allí se encuentra este esbelto y solitario santuario del siglo XIX.

El paisaje semidesértico es consecuencia de una mezcla de moldeadas cárcavas originadas por la erosión de las aguas y del follaje propio del monte bajo.

El primer cruce...

... y Ohanes. Situada en el valle del río Andarax, destaca por su magnífica Iglesia de la Santísima Concepción de estilo mudéjar.

El refugio es enorme,...

... el paisaje resulta enigmático e hipnótico...

... y las carreteras, las putas carreteras, una auténtica pasada.

Entre cárcavas...
... y semidesierto...

... mi hotel favorito en el centro de Canjáyar, La Posada de Eustaquio.

Posada con solera y restaurada al viejo uso,..

... supone una agradable experiencia tanto por sus estancias como por su restaurante y su improvisada cochera particular.

Perderte por esta localidad puede resultar toda una experiencia...

... sus vistas y calles solo aptas para el andarín más entrenado...

... son de lo más instructivas. Y si no fijaros en su Historia más representativa y atractiva contada sobre coquetas baldosas...

... La Rebelión de los Moricos sofocada por el Gran Juan de Austria...

... ejemplos de su sencilla...

... y devota arquitectura religiosa,...

... de su legendaria simbología...

... o de ese personal toque de misterio y fe pragmática.

La noche ha sido fresca y la mañana luce llena de contrastes, el desayuno reconforta al más tibio de los mortales y el entorno serrano inculca optimismo al más pesimista de los realistas.

En cualquier coordenada se asienta un  pueblo orgulloso de sus colores y sabores, Almocita, Fondón o Laujar de Andarax no son la excepción...

... pero es que Paterna del Río y Bayarcal tampoco.

Bosques y montañas en el ascenso por la AL-5402 se tornan cada vez más vistosos.

Antiguas casonas y sus precarios establos conviven con la nueva edificación.

No existe momento para el desconsuelo, agitados kilómetros de carretera de montaña y gasolina...

... mantienen siempre el espíritu en forma y a buen recaudo.

De nuevo Sierra Nevada...

... pero esta vez hay que echar mano de todo el equipamiento de la alforja, el frío comienza a ser intenso y el ascenso así lo obliga.

Techo de la Sierra es el Puerto de La Ragua. Sus 2000 metros bien merecen la pena, sin prisas pero con pausas...

... y en el descenso, simplemente déjate llevar.

Tan solo veinte minutos de bajada y el entorno se torna árido a la vista,...

... es La Calahorra la recompensa.

Su singular Castillo en lo más alto del cerro es sin duda su principal seña de identidad. Data del siglo XVI y destacan las torres defensivas cerradas con curiosas cúpulas de corte renacentista.

Bajo la fortaleza echa raíces la Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación, templo mudéjar cosntruido al uso y al rico artesonado...

... que conserva lo más característico de su refinada arquitectura.

De nuevo el paso por la Sierra sorteando ríos y laderas, Nevada, Cherín...

... y Ugíjar. Población situada en el valle del río Nechite, se considera la "puerta de entrada" a la provincia de Almería.

Ocupa ésta un enclave rodeado por un espectacular paisaje casi desértico de ramblas y cárcavas de arcilla que se extiende por todo el terreno.

Al paso por la A-348, que no abandonaremos hasta nuestro destino final, el dominio se alía con el río lugareño, el Guadalfeo, que todo hay que decirlo, no pasa por su mejor momento aguas abajo, en fin.

Pueblos como Cadiar, Notáez o Almegijar van quedando atrás...

... mientras, carreteras secundarias algo terciarias se integran a la perfección en la montaña,...

... una vez más, la culpabilidad del ingenio ja, ja.

Torvizcón ha sido la última frontera...

... el Guadalfeo el eterno pretendiente...

... y el Embalse de Rules, la gran beneficiada.

Siempre hay un encuentro inesperado. Esta vez ha sido con un compañero de montura en la localidad de Lanjarón que dará pie a un fraguado de redireccionamiento estratégico hacia mi querida Fuengirola... pero antes, la Fortaleza de Salobreña ha de rubricar tan grata ruta... ARRIONDAS!. 
... y es que además de fortaleza militar, el castillo albergó un palacio en la época Nazarí, y hasta prisión para más de un bravo monarca...