... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Burgos Ruge Y Cautiva, Agosto 2010


Enmarcado ya para el recuerdo se encuentra este finde de Agosto, y es que las satisfacciones experiementadas han sido muchas y muy intensas. Empezando por un fantástico sábado que ya prometía, no en vano los organizadores del evento eran la buena gente del Capítulo de Burgos, y disfrutando de un banquete a base de cordero de la tierra degustado en compañía de los mejores comensales para después celebrar con todos los hermanos en su flamante club house, solo me resta por añadir que ha supuesto todo un honor para servidor poder rodar por tan noble tierra, pero sobre todo, compartir con tan ilustre grupo. Y que decir del Domingo de resaca y su visita a la antigua capital de Castilla atravesando puentes y jardines, pero también rincones y recovecos, estos últimos tan excepcionales que solo una burgalesa de pro como mi acompañante es capaz de a bien descubrir y describir para este "petardo" de la capital, pues eso Angelita, que me ha encantado y me ha entusiasmado muy mucho este encuentro y reencuentro con la ciudad que te vio nacer, guapetona...

Más tarde de lo habitual debido a algún despertador que no quiere funcionar, eh Iván? ja, ja, emprendemos ruta hacia el norte de la península.

Los ánimos por las nubes y es que cada km recorrido resulta irrepetible...

... y para más "inri" un grupo cojonudo de lo más compacto, así da gusto joder!.

A la subida del puerto de Somosierra servidor siempre gusta de abrir gas, y es que la sensación de estar subiendo y dejar a los coches atrás no tiene precio, el puto "twin cam" que llevo entre las piernas da más de sí cuanto mayor es el esfuerzo, brutal!.

Fuck The World Paco! ja, ja...

A la entrada en Burgos, el Pelao nos sorprende con unas birras que gustosamente agarramos mientras nuestros anfitriones salen a nuestro encuentro. La estatua del Cid nos abre las puertas de la ciudad deseándonos una jornada propicia en diversión y camaradería.

Vamos llegando al club house para desde allí arrimarnos hasta el restaurante donde engulliremos un corderaco de la tierra cinco estrellas...

... en un acogedor restaurante a las afueras del núcleo urbano, la localidad de Villafría nos aguarda a mesa puesta.

Y que mesa, oiga!.

Imposible retratar el caluroso ambiente porque alguno y la tecnología se incompatibilizan mutuamente ja, ja...

... otros sin embargo consiguen adentrarse en lo más profundo, madre mía! ja, ja.

Tras los postres el club house es la sobremesa perfecta...

Toda una declaración de principios, rechaza imitaciones!.

Y después, traslado de la comanda de nuevo a Villafría a campear la noche hasta altas horas de la madrugada y siempre que el cuerpo aguante, eh Tony? ja, ja...

No hay resaca que no pueda aplacar un buen desayuno, así que bocadillo de panceta, cafelito y de visita turística a la capital. Deciros que Burgos es una ciudad enormemente rica en historia, no debéis dejar pasar el adentraros por sus barrios y callejuelas, ya que en cada rincón se esconde una parte de la propia historia de España...
De obligado paso para el peregrino es la Iglesia de Santa María la Real cuyos orígenes datan del siglo XI. Mención especial a su pórtico de entrada con calvario gótico y puerta mudéjar...

... y en las afueras este este bonito crucero gótico, pero al loro con bloquear el cruce de caminos o un amable anciano os pedirá por favor que retiréis vuestra preciada máquina, ejem.

Magnífico es el Palacio de los Condestables de Castilla, en él, los Reyes Católicos recibieron a Colón a la vuelta de uno de sus viajes...

... pero dudo que este llamara a la puerta con esta fabulosa aldaba, coño!.

Saliendo por el Arco de San Juan, una de las antiguas doce puertas de la primitiva muralla que protegía a la ciudad, y cruzando el puente del mismo nombre sobre el río Vena, desembocamos en la Plaza de San Juan. En esta popular y céntrica plaza se encuentran entre otros la Iglesia de San Lesmes a la izquierda, siglo XV, el Monasterio de San Juan fundado en el siglo XI en el centro, la estatua del fundador de la ciudad en 884 Diego Porcelos y una transeúnte que no se si viene o va a una boda, si es un fantasma ancestral del más esplendoroso pasado o simplemente es que le gusta pasearse de punta en blanco en domingo, todo puede ser...

Detalle de la portada principal de la Iglesia de San Lesmes, en ella puede apreciarse la minuciosa decoración típica del gótico español.

En la otra cara de la ciudad se encuentra la señorial Puerta de Santa María o puerta sur mencionada ya en el Poema del Mío Cid, y a la cual se accede cruzando el río Arlanzón sobre el puente de Santa María.

Esplendida vista del cauce del río Arlanzón a su paso por Burgos, como curiosidad mencionar que en los pilares del Ayuntamiento se encuentran marcadas la dos crecidas más importantes que tuvo el río en el siglo pasado y anterior.

En su fachada podemos ver representados, entre otros, al emperador Carlos V, al fundador Diego Porcelos y al mismísimo Cid Campeador.

La catedral de Burgos de estilo gótico se comenzó en 1.222 y fue consagrada en 1.260. A diferencia de otras catedrales españolas en las que las obras se prolongaban durante siglos, en la de Burgos, su corta duración (menos de 40 años) explica la unidad y coherencia de sus formas. Coronan el monumento dos espléndidas agujas del mejor de los góticos que fueron construidas en el siglo XV.

La mires por donde la mires es simplemente genial, sin embargo las lágrimas no consiguen brotar de mis ojos, lástima Angelita, la próxima vez...

Frente a la catedral un curioso cartel llama nuestra atención, me detengo, empiezo a leer y...

... coño, La Celestina!.

La Plaza de Santa María es sin lugar a dudas el lugar más frecuentado por los turistas, además de la citada catedral se encuentran un sin fin de mesones y bares que harán las delicias de más de uno, la quiebra de más de un bolsillo...

... y el regocijo de este rockero indomable, GOD SAVE THE KING!.

Continuamos andadura entre pasadizos...

... y paseos aportalados...

... hasta la Plaza Mayor donde la estatua de Carlos III me hace rememorar mi Madrid más castizo, si es que...

Ja, ja, enmarcada para el recuerdo...

... y nuestro hotel favorito en pleno centro, el Hotel España.

El Paseo del Espolón es quizás el lugar más emblemático del centro de Burgos, y para servidor, la primera imagen que quedó grabada en mi mente cuando anduve por estas tierras hace ya unos cuantos años.

Visitar el Castillo de Burgos por 2,60 lereles merece la pena aunque haya poco que visitar de lo que fue en su día esta fortaleza del siglo XV.

Sí merece y mucho adentrarte por su pozo y galerías.
Un pozo para recogida de agua fue construido en el interior del recinto a más de 60 metros de profundidad, su finalidad era la de proveer de agua a sus moradores durante un ataque o asedio.

Sus galerías y contragalerías tenían otra finalidad muy diferente, eran excavadas, las galerías, por parte del enemigo para intentar acceder al pozo y así envenenar sus aguas mientras que las contragalerías las abrían los moradores para intentar interceptar las galerías de los atacantes, vamos, un toma y daca en toda regla.

Y con esta sensacional vista de la ciudad de Burgos, HASTA LA VISTA PENDEJOS!.

Campeando Por CastiLLa, Julio 2010


Como escribiera Azorín sobre "Campos de Castilla" de Antonio Machado "Una colección de paisajes castellanos con la poesía reciente de Machado. El paisaje adquiere su plenitud, su cabal desenvolvimiento en el nuevo libro del poeta...", servidor, una vez más confirma tal aseveración, y es que el paisaje castellano tiene un no se que que cautiva al viajero, sus llanos invadidos por cultivos donde la siembra y recogida se suceden año tras año y que conviven en alternancia junto a pequeños núcleos de pinares, te enganchan hasta tal punto que la vista llega a perderse más allá del horizonte terrenal... ancha es Castilla, sí, pero sobre todo mágica, perennemente mágica.

Después de cruzar el Alto del León paro como casi siempre en San Rafael para desayunar, el propietario del bar que frecuento es ya un viejo conocido y siempre me pregunta: a donde esta vez?... y solo?... a la tierra del "segoviano" y con la fresca, y asiente deseándome buena ruta...
En Villacastín, un claro ejemplo de arquitectura religiosa gótica y herreriana es la Iglesia de San Sebastián, su imagen me confirma que voy en buena dirección...

Mi primera parada es en Martín Muñoz de las Posadas, municipio segoviano donde se encuentra, entre otros, su majestuosa Iglesia Parroquial que data de los siglos XIII al XVI. En ella conviven, como sus tres entradas constatan, tres estilos, tres culturas, cristianos, moros y judíos, todos ellos comparten sus ritos bajo el mismo techo.

El termómetro empieza a subir y ya me encuentro rodando hacia Coca mi siguiente destino, el paisaje es amarillo y los girasoles son el perfecto espejo del estío en su pleno apogeo...

La carretera es perfecta y me permite rodar sin preocupaciones (poco tráfico y firme en buen estado) y de repente, el castillo de Coca aparece majestuoso ante mis narices, es la perfecta muestra del gótico-mudéjar español. Su construcción data del siglo XV y en ella destaca el ladrillo como elemento principal en el cuerpo de sus muros pero también como elemento decorativo.

Es visitable, y por 2,70 euritos tienes la oportunidad de acceder a su interior pero siempre te quedas con la sensación de que solo has visto lo que quieren que veas, maldita sea! para cuando visitas completas sin restricciones?...

Cada una de las cuatro torres es recorrida en su interior por una angosta escalera de caracol que permite el acceso a diversas plantas destinadas a distintos fines, ya sea capilla, sala de armas, mazmorra o puestos de vigilancia.

La torre del homenaje es la más grande y robusta de todas ellas proporcionando un último refugio a los habitantes del castillo en caso de ataque y asedio enemigo.

En ella se encuentra esta estancia decorada al más puro estilo medieval. Llama la atención la poca luz natural que entra a través de los escasos orificios, lo que me hace pensar en la importancia que tuvieron en su día las velas y antorchas.

Las vistas desde lo más alto de la torre son estupendas, se divisa todo el pueblo y gran parte de la campiña, pero sobre todo destaca la Iglesia gótica de Santa María La Mayor, siglo XVI.

La sala de armas es actualmente un pequeño museo con piezas de la época, pero al loro con su centinela que parece que se te echa encima ja, ja....

La campiña segoviana campa a sus anchas, nunca mejor dicho...

En la torre de Pedro Mata se encuentra la Sala de los Jarros decorada con jarros, como no, y motivos florales.

La mazmorra solo poseía acceso a través de este orificio en su techo desde el cual se arrojaba al preso, el mejor sistema para evitar fugas, seguro .

Emergente, la torre del Homenaje vista desde el patio de armas.

A los pies de una de las torres y adosado a ella se halla el denominado Pozo de Escucha, un sistema muy ingenioso basado en la propagación de las ondas sobre el agua consecuencia del efecto producido por un impacto sobre uno de los muros en contacto con dicha agua, vamos, para estar al tanto de lo que sucedía al otro lado del recinto amurallado del foso sin que el atacante sospechara nada.

Guiado por carteles informativos continuo la ruta histórica de Coca... imitando a un minarete islámico la Torre mudéjar de San Nicolás del siglo XII es lo único que queda en pie de la antigua iglesia del mismo nombre.

De nuevo "on road" y arropado por los campos de Castilla me aproximo a la localidad de Santiuste de San Juan Bautista, en donde destaca la silueta de su Iglesia Parroquial románico-mudéjar del siglo XII.

En el norte de la provincia de Ávila se encuentra la ciudad mudéjar de Arévalo a la que ya tuve ocasión de visitar el día del Espíritu Kustom, pero ahora y como en la antiguedad, su puerta principal o Puerta de Alcocer me da la bienvenida permitiéndome el acceso a su rico casco viejo...

La Plaza de la Villa es el centro de la ciudad, es la típica plaza castellana rodeada de casas bajas y aunque se encuentre en obras continúa flanqueada por la Iglesia de San Martín,...

... la Iglesia de Santa María La Mayor (ambas del siglo XII) y por la Casa de los Sexmos.

El castillo de la ciudad data del siglo XV y antaño "hospedó" a personajes ilustres de la época cuando se utilizaba como prisión.

Casi todo el callejero de la ciudad esta adoquinado, nada cómodo para mi dyna por cierto, por ello, cuando atravieso el Puente de Medina sobre el río Arevalillo del siglo XIV mi rictus cambia y de nuevo me siento a gusto entre firme de árido y alquitrán...

... y al otro lado el puente, la Ermita de la Caminanta del siglo XVI se despide del que suscribe con un HASTA LA PRÓXIMA!.