... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Sepúlveda Bien Vale Un Control, Mayo 2010


... y es que un control de alcoholemia es lo que nos encontramos a la salida del pueblo cuando ya emprendíamos la vuelta: "han bebido algo? unas cañas, agente... no les importará soplar? pfffffff... no tienen de que preocuparse, negativo, pueden continuar"... y de vuelta a Madrid, y de que manera!... y es que después de un soleado domingo y de visitar uno de los pueblos con mayor patrimonio románico de toda Castilla, uno queda atrapado en recuerdos de tiempos pasados y en la belleza paisajística del entorno...

Sepúlveda se sitúa sobre una gigantesca peña que se asoma al Río Duratón, centro neurálgico del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón. Más de 1000 años avalan a esta villa escenario de conquistas y reconquistas entre moros y cristianos, y es por ello, que la huella dejada haya sido muy profunda, y en consecuencia, muy enriquecedora.
Una bonita estampa de su casco histórico, aunque para inmortalizarla hubiera que "andar" hasta lo más alto ja, ja...

Su Plaza Mayor me recuerda a la que ya tuve ocasión de ver en Chinchón, de corte medieval y muy concurrida...

... alberga un antiguo edificio del siglo XVIII cuya fachada principal queda adosada a los restos del antiguo Castillo de Fernán Gonzalez.

Al otro lado de la Plaza se encuentra la Iglesia románica de San Bartolomé, siglo XII, por su escalinata se accede al templo en presencia de este bonito crucero renacentista de granito.

En su parte posterior el ábside de aspecto tosco adosado a la nave principal del templo.

Detalle del crucero donde puede observarse su pila y capitel.

El antigiuo Castillo aun conserva dos de sus siete puertas originales.

Toca campo, y si es con botas de motorista el paseo se hace harto pesado y muy caluroso, mi azotea peligra ja, ja... De camino a la Puerta de la Fuerza una espléndida vista del cañón del Duratón dirección al antiguo cementerio.

La Puerta de la Fuerza es una de las puertas de la muralla medieval de Sepúlveda del siglo XI. Dicha muralla aprovecha la orografía del cañón para su construcción y desde ella se vigila tanto el pueblo como el paisaje. A su paso parten los restos de una calzada romana que lleva al Puente romano de Talcano.

La Iglesia de la Virgen de la Peña data del siglo XII y en su interior se agradece el fresco clima reinante, solo falta una cervecita...

Detalle del tímpano de la puerta de entrada, único en el románico segoviano.

Paseando por sus calles las viviendas no desentonan con el conjunto, o sí?.

Ascendiendo por una interminable escalinata llegamos a la Iglesia románica de el Salvador, siglo XI. Se trata de una iglesia simple en formas pero contundente en visión, impone al visitante, y es considerada el arquetipo de las iglesias porticadas del románico segoviano.

Y tras una dura matinal que mejor que remojarlo con unas birras bien fresquitas, algún que otro cafelito y sobre todo, unas deliciosas croquetas de morcilla, pues eso... y hasta la próxima!.

Fortalezas, CastiLLos Y BataLLas (Parte 1ª), Mayo 2010


Impresionante y muy didáctica ha sido para servidor esta histórica ruta que engloba los escenarios que fueron testigo de cuatro de las más importantes batallas sucedidas en la península Ibérica, a saber: Baécula, Alarcos, las Navas de Tolosa y Bailén.
Han sido tres días rodando por maravillosas carreteras secundarias sin apenas tráfico pero dominadas por el incesante calor manchego y andaluz.
Desde Ciudad Real hasta Granada pasando por Jaén, en mi mente se han sucedido una y otra vez aquellos acontecimientos que marcaron de por vida a las localidades aquí atravesadas y a las gentes que en sus municipios campan.

Rodando por la A-4 me desvío en Puerto Lápice, localidad de origen romano en la provincia de Ciudad Real, donde me aguarda la primera de las fortalezas, o eso creo.
Después de hablar con una encantadora mujer me queda claro que no quedan restos de fortaleza alguna, por lo que aprovecho para visitar e inmortalizar esta pequeña joya que es la Iglesia de Nuestra Señora del Buen Consejo del siglo XIX, y en la que destacan las arquivoltas de la entrada de influencia neorrománico.

Muy cerquita de Puerto Lápice se encuentra el Mirador de la Mancha desde donde se puede observar la localidad de Villarrubia de los Ojos en todo su esplendor.

Como si de un ilustre hidalgo a lomos de su noble corcel se tratara, continúo cabalgando hasta la ciudad de Daimiel, centro neurálgico del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
Tanto calor precisa de una agradable sombra en uno de los parques junto a la Iglesia de Santa María la Mayor, iglesia gótica del siglo XIV.

Atrás queda Daimiel, y esta vez sí el primero de los innumerables castillos que tendré oportunidad de ver y retratar durante todo el viaje, pero primero, la primavera en su máximo esplendor...

El Castillo de Calatrava la Vieja se encuentra en la localidad de Carrión de Calatrava en tierras manchegas. Además de ser la ciudad más importante entre Toledo y Córdoba durante la ocupación musulmana, Carrión fue el lugar de origen de la Orden de Calatrava.
De origen musulmán, se trata de una Alcazaba del siglo IX que ha padecido sucesivas ampliaciones desde los templarios, siglo XII, hasta el XIV.

En el centro de la ciudad se encuentra la Iglesia de Santiago Apóstol que data del siglo XV.

El viaje se me hace cada vez más interesante, mi cabeza no puede dejar de imaginar tiempos pasados en los que la espada y la cruz eran los elementos que marcaban y definían a toda una civilización... y sin darme cuenta estoy a las puertas de Ciudad Real. Inmersa en la batalla de Alarcos donde los cristianos fueron vencidos por el ejército musulmán, Ciudad Real se fundó por orden de del rey Alfonso X con la idea de frenar el avance de órdenes militares como la Orden de Calatrava, muy extendida por la zona.

El conjunto histórico-artístico de la ciudad lo conforman, entre otras, la Iglesia de San Pedro del siglo XIV...

... y su interior tipicamente gótico...

..., y la Catedral de Nuestra Señora del Prado del siglo XVI.

Mi siguiente destino es la localidad de Aldea del Rey, allí se encuentra el Castillo de Calatrava la Nueva. Construido por la Orden de Calatrava después de la Batalla de las Navas de Tolosa en el siglo XII, en su ascenso destaca el camino empedrado construido especialmente para la visita de Felipe II a la fortaleza en el año 1.560.

Poderosa imagen de la fortaleza...
... controlando unos de los pasos naturales hacia Sierra Morena .

Al final de la jornada y con el cansancio en el cuerpo busco posada en Calzada de Calatrava. El Portón de Calatrava me sirve de refugio para procesar los innumerables datos recogidos, y para el disfrute y deleite de sus viandas y estancias.

La jornada se desarrolla entre sol, calor... y numerosos mosquitos que degusto con sumo placer mientras me dirijo hacia el Castillo de Mudela todavía en Ciudad Real. Altos en el camino para disfrutar de los paisajes.. y para desahogar próstatas! ja, ja.

A pocos kilómetros de Santa Cruz de Mudela se encuentra la Encomienda de Mudela, y en ella el Castillo de Mudela, un pequeño palacete del siglo XIX que es en la actualidad residencia de caza de la Familia Real, o al menos eso es lo que me comenta un empleado a cargo de los jardines del complejo.
Servidor consigue llegar atravesando entretenidos caminos y carreteras...

... pero otros parece que prefieren la vía aérea, en fin...

Por un momento me siento como un rey...

... y como el puto amo! ja, ja.

Cuartel general de las tropas españolas durante la Batalla de Ocaña, Santa Cruz de Mudela merece un alto en el camino para inmortalizar su impresionante a la par que tosca Iglesia gótica-renacentista de Nuestra Señora de la Asunción, siglo XVI...

...y en el Viso del Marqués, sede del Archivo General de la Marina Española Alvaro de Bazán, una imagen de la estatua en su memoria...

... y una vista de su fachada principal.

Continuo camino hacia la provincia de Jaén y uno pierde ya la cuenta de las veces que ha atravesado el Parque Natural de Despeñaperros para dirigirse hacia el sur de la Península.

A las puertas de Baños de la Encina el embalse del Rumblar baña las faldas del pueblo.

El Castillo de Burgalimar del siglo X es la fortaleza musulmán perteneciente al Califato Omeya de Córdoba mejor conservada de toda la península.

Detalle de una de sus torres defensivas.

La Iglesia de San Mateo del siglo XVI y una vista de su torre de planta octogonal.

Atrás ha quedado Baños de la Encina pero no el tremendo calor que me acompaña desde hace ya unas jornadas. Me dirijo al Castillo de Tobaruela que se encuentra en el término municipal de Linares a medio camino de la carretera que une Linares con Jabalquinto, pero antes, vestigios del patrimonio minero, y es que Linares fue durante el siglo pasado uno de los centros de mayor actividad minera de la provincia de Jaén.

Del siglo XV, el castillo no contó con la autorización de los Reyes Católicos, por lo que las obran fueron suspendidas antes de su terminación, vamos, como en la actualidad... CONTINUARÁ

Sobre GaLLegos Y CasteLLanos, Mayo 2010


Porque como Gallegos se conoce a esta localidad de la provincia de Segovia a la que se accede, desde la Sierra de Guadarrama en Madrid, por una carretera de montaña que une el valle de Lozoya con la provincia de Segovia por el denominado Puerto de Navafría (1.778 m).

El valle del Lozoya o de El Paular es un valle de montaña situado en torno al río Lozoya. A su paso por el valle y delimitado en diferentes direcciones por las presas allí construidas, el río conforma el embalse más importante de la Comunidad de Madrid y que actualmente surte de agua potable a su capital.

En el ascenso por el puerto de Navafría el día transcurre entre el incipiente sol primaveral y las temperaturas más que moderadas.

El río Lozoya, que discurre a lo largo de todo el ancho valle, se alimenta de las aguas provenientes del deshielo en las cumbres de la sierra.

Un alto en el camino ante la mirada atenta de aquellos que campan a sus anchas...

... y de que manera! ja, ja.

"El nombre del pueblo de Gallegos debe su origen a la procedencia de sus primeros repobladores, que llegaron a la Extremadura Castellana a mediados del siglo XII, durante el reinado de Alfonso VII, el Emperador. Su llamado Puerto Linera comunica a este municipio con el Valle de Lozoya, y debe su nombre a que por aquí se exportaba hacia el sur el lino que se producía en este pueblo y sus barrios" (extraido de la web).

En su centro destaca la Iglesia parroquial de San Juan Bautista de estilo románico.

A los pies de esta y frente a su entrada, llama la atención una cruz tallada en granito con una inscripción en su base que data del año 1759.

El alto de su torre, como no podía ser de otra manera, sirve de estancia para las numerosas cigüeñas que habitan en el municipio.

Casas rurales en plena naturaleza son el mejor reclamo para acercarse a este pueblo de vasta historia,...

... y una improvisada caldereta de cabrito en la plaza principal, el mejor de los entretenimientos para las gentes del pueblo, y para más de un visitante...

Dejamos atrás Gallegos, y el Torregil o antigua construcción medieval de estilo románico que preside lo alto de la colina, nos dice adiós... y HASTA LA PRÓXIMA!.