... cada kilómetro un mar de felicidad, cada entorno un referente para los sentidos y cada persona, el puto mundo.



Fuertes Vientos del Suroeste, Octubre 2008


El sábado nos acercamos a la concentra de Valmojado, muy cerquita de Madrid, en la provincia de Toledo a tan sólo 45 kms de asfalto. La organizan los Sanglas Rockers, gente con mucho callo en ésto de ofrecer justo lo que la gente desea: motos y mucho Rock n' Roll.
El día amanece gris, pero no importa, en las alforjas el traje de agua ocupa su sitio. Desde nuestro punto de encuentro favorito enfilamos ruta por la A-5 hasta la puerta noroeste de la Comarca de La Sagra toledana, para desde allí, acceder a su primera villa, Valmojado, donde los asistentes ya dan cuenta de las rutas barítimas a través de sus calles.
Un servidor repetirá sin duda, tanta gente maravillosa y un entrañable personaje llamado Javier que te recibe con los brazos abiertos, son la única excusa que necesito.

Como señores a la espera de que llegue la tercera protagonista...

Agotados de rodar (!?), parada obligada para repostar.

Javier, el perfecto anfitrión...

...y ésta, su perfecta máquina!

Máquinas de leyenda...

...movimientos asíncronos...

... y como no, la legendaria 400 para "asuntos oficiales"

Ambientazo en el pueblo y reencuentros varios, mención especial a los Orkos MC.

Nuevas caras en la barra...

...y más reencuentros..., ésos Vándalos!

Gente muy interesante... José Luis de Los Halcones de México... y hasta pronto!

Esencia De Jara, Octubre 2008


... la que impregna cualquier rincón de éstas carreteras que atraviesan la cuenca alta del río Lozoya. Un regalo para los sentidos que me hace recordar otros tiempos en los que compartía más a menudo el contacto directo con la naturaleza, es pues sólo una razón de frecuencia en el tiempo, nada más.
La ruta de 200 kms se inicia en Lozoyuela muy cerca de Madrid por la A-1, y se mantiene viva en todo momento gracias a los numerosos pueblos que se atraviesan: Cinco Villas, Manjirón, Paredes de Buitrago, Prádena del Rincón, Puebla de la Sierra, Robledillo de la Jara, Berzosa de Lozoya y Serranía de la Fuente . Éste trajín de pueblos y paisajes, hacen ahondar en mí ese sentimiento de contacto, tan necesario a menudo, entre gentes de distintos ámbitos y costumbres. Tras un almuerzo serrano, como mandan los cánones, en Prádena del Rincón a base de montadito de lomo, me adentro más y más en éste espacio de tan singular belleza y frondosa vegetación... esencia de jara.

El municipio de Lozoyuela comprende tres núcleos de población: Lozoyuela, Las Navas de Buitrago y Sieteiglesias, municipios que fueron independientes entre sí hasta 1973.

La Presa del Villar fue construida en 1867 por los ingenieros Morer y Boix y entró en servicio en 1879. Está situada en las proximidades del antiguo vado del Villar y del puente del mismo nombre.

En Paredes de Buitrago son importantes las antiguas vías pecuarias o cañadas, estas se encuentran rodeadas de pastizales con cerca vegetal y viejunos bosques de robles.

Como la mayoría de los pueblos serranos de la zona, su origen viene condicionado por la necesidad de pastos de invierno para el ganado.

Simpáticos oriundos del lugar disfrutando de un perfecto día de campo.

En Prádena la orografía es accidentada sobre todo en la zona oriental y se abre según un pequeño valle por el pico de la Dehesilla

El nombre original de Puebla de la Sierra hacía referencia al de los cerros a cuyo pie se asienta la villa y cuya silueta recuerda a la de una mujer yacente.

Vestigios de un asentamiento pasado...

... adornan el paisaje a mi paso.

El relieve muy accidentado ha condicionado el tradicional aislamiento de Puebla de la Sierra, que aún se comunica con Prádena por los 18 kilómetros de la M-130 que alcanza cotas superiores a los 1.600 m y es, a veces, cortada por la nieve.

Dominado por masas boscosas con grandes extensiones repobladas de pino, el paisaje se compone además, de amplias zonas de robledales autóctonos así como de monte bajo de jarales, cantueso, brezo y rebollos. El término municipal se encuentra integrado en la Reserva Nacional de Caza de Sonsaz.

En algunos tramos es acojonante comprobar la pendiente que alcanza la carretera... 14%!.

De vuelta a Madrid pasando por Robledillo, localidad cuyo nombre hace referencia a los abundantes bosques de robles que en tiempos poblaban el territorio, y así, en la espera de repetir ruta, HASTA LA PRÓXIMA!.